Comisión DDHH: Campaña contra la discriminación y violencia hacia la Mujer y la Diversidad Sexual

En la Comisión de DD.HH. de ADES Montevideo hemos discutido, en varias reuniones, la necesidad de tomar como sindicato el tema de la violencia relacionada al género y al sexo, en el ámbito del sistema educativo y en nuestra propia organización.  A partir de denuncias públicas vinculadas a este tema, y sabiendo que la enorme mayoría de los casos no se denuncia, visualizamos diferentes situaciones donde las autoridades no sólo no sancionan, sino que en algunos casos premian a funcionarios con cargos de Dirección o Inspección, desde los cuales ejercen distintas formas de violencia sobre docentes y estudiantes en todos los subsistemas de la ANEP.
Docentes y estudiantes estamos sometidos cotidianamente a distintas dimensiones de abuso: evidentemente, la dimensión económica nos ha construído en nuestra identidad como trabajadores asalariados y fundamentalmente, más allá de identidades, nos ha robado dinero del bolsillo (especialmente en el caso de las docentes mujeres, las cuales realizan una carga mucho mayor aún de trabajo no remunerado en sus casas). Más allá de lo económico, todas las dimensiones de lo social se atraviesan y generan distintas formas de opresión. Consideramos que nuestro sindicato debe ser especialmente sensible a la violencia ejercida desde los valores patriarcales, consolidados por la sociedad burguesa (lo cual, por supuesto, no implica en lo más mínimo que dichos valores no estén presentes también en trabajador@s), y que no hacen más que otorgar privilegios a los hombres, en desmedro de los derechos de las mujeres. La mayoría de los docentes son mujeres que sufren la violencia económica y simbólica ejercida por un Estado que defiende los intereses de los sectores económicos privilegiados, y de los hombres en general. Que nuestro sindicato no verbalice esta realidad es una forma más de violencia. Es la misma violencia que nos hace enfurecer como docentes cuando los medios de comunicación no nos dan la palabra, no expresan la realidad de la situación en que vivimos los trabajadores y educadores. Para una docente mujer y para una estudiante, las situaciones de vulneración de Derechos son múltiples, y como sindicato debemos defender los Derechos de todos; es necesario poner en debate y en acción la resistencia a cualquier forma de opresión.
El género es una construcción cultural, en sí misma su conceptualización implica una violencia a la singularidad de las distintas vivencias de la identidad, además de diversos perjuicios económicos y físicos. Históricamente no sólo la mujer, sino las distintas formas de manifestar la identidad de género han sido sojuzgadas por la concepción hegemónica de vivir los roles en términos binarios: varón/mujer, siendo el primero superior, y la segunda inferior. En este sentido queremos también luchar contra la opresión respecto a la diversidad sexual, como son las Lesbianas, Gays, Trans y Bi sexual (LGTB).
No es posible fragmentar las distintas formas de explotación y opresión que vivimos; por esto debemos incluir en nuestro debate y en nuestras luchas la resistencia a toda forma de discriminación que en definitiva sea funcional al actual sistema de explotación de los trabajadores, y a la dignidad humana.
Es por esto que consideramos pertinente comenzar a generar acciones en base a dos ejes: por un lado, la denuncia de todo tipo de violencia y discriminación basada en género realizada en el ámbito de nuestro sistema educativo y del sindicato; y la lucha contra cualquier forma en que las autoridades del Estado legitimen o ejerzan la violencia de género.
Por esto invitamos a compañeras y compañeros que quieran sumarse a la Comisión, para generar actividades en la dirección antes planteada.
Comisión de Derechos Humanos
ADES Montevideo / FENAPES / PITCNT