Comunicado de la Comisión Directiva sobre la represión a la libertad de expresión de gremios estudiantiles

Montevideo 27 de junio de 2019.

ADES Montevideo manifiesta su apoyo a la lucha que viene desarrollando el movimiento estudiantil contra la campaña “Vivir sin miedo”.
La potestad de colgar carteles manifestando su posicionamiento se enmarca en el derecho constitucional a la libre expresión. Confundir ese hecho con un atentado a la laicidad es una distorsión deliberada de conceptos y principios que defendemos, por lo que nos vemos obligados a intentar clarificarlos.
La educación es la que ES y DEBE SER LAICA, no los estudiantes. Como decíamos en el congreso Nacional de Educación, “Maestro Julio Castro”, “el principio de laicidad implica promover el tratamiento integral y crítico de los temas mediante el libre y público acceso a las fuentes de información y conocimiento, que posibilite una toma de posición consciente de quien se educa. Se garantiza entonces, la pluralidad de opiniones y la confrontación racional y democrática de saberes y creencias. El derecho a la educación exige la laicidad como principio. También lo exige el modo de vida democrático, si queremos que la democracia sea algo más que un ejercicio del sufragio. La actitud laica debe ser la que prevalezca en las relaciones democráticas, en el sentido del respeto por las posiciones diferentes en temas susceptibles de polémica en el marco de los procesos de construcción de la sociedad”. Los y las estudiantes tienen el derecho a posicionarse sobre temas que atañen a toda la sociedad, y así como nosotros lo estamos, la institución debería sentirse orgullosa de que lo estén ejerciendo.
Denunciamos la judicialización de los hechos, que busca callar la voz de los estudiantes y delimitar el concepto de laicidad a la prohibición de expresarse. Resulta casi increíble que un parlamentario dedique su tiempo a presentar un recurso sobre este tema, más aún cuando miran para otro lado cuando, contrario a las normas, su propio partido político coloca publicidad electoral casi en las puertas de las instituciones educativas. Denunciamos asimismo que el poder judicial haya dado lugar, tan rápidamente, a un recurso de estas características, sentando un mal precedente en la resolución de elementos directamente educativos por terceros. Entendemos que este hecho también debería ser denunciado por el propio CODICEN de la ANEP si pretende que no se siga atentando contra su ya limitada autonomía.
Contrario a esto, hoy, en el día en que se conmemora el inicio de la heroica Huelga General que se enfrentó a la dictadura, envía a sus funcionarios a ejecutar la orden de bajar los carteles. ¡Vaya prioridades de las instituciones del Estado!
Hoy, la misma justicia que perpetúa la impunidad dejando a torturadores y violadores de los derechos humanos seguir libres, decide censurar estudiantes. Nosotros, más que nunca, reafirmamos nuestro compromiso para luchar por las causas justas con todo el movimiento obrero y estudiantil.

Obreros y estudiantes Unidos y adelante.

Esta reforma no es la forma.