Comunicado del Zonal Noroeste: El vals de la impunidad

Desde hace más de 40 años muchos hijos, sobrinos y nietos han preguntado incansablemente por sus padres, tíos y abuelos.

Muchos cumplieron sus años con más dolor que festejo, deseando pasarlo con sus familias.

Otrosfestejaron sus cumpleaños con supuestas familias falsas, ya que les habían profanado su identidad.

Varios ni siquiera llegaron a cumplir quince, porque los torturadores del pueblo les arrebataron la vida.

El 20 de mayo de 2016, Luisa Cuesta caminó en silencio, rodeada por un mar de gente, pero aún sola, sin saber nada de su hijo Nebio.

Demasiado dolor para que cicatrice, demasiada impunidad para que se olvide.

En un frágil y vergonzoso lavado de cara de la democracia, un puñado de militares fueron condenados a pasar sus días en un recinto que recuerda más a un hotel cinco estrellas que  a una cárcel, muestra gráfica de cómo sus privilegios siguen intactos. Una lista de más 400 militares y otros tantos civiles sin juzgar recuerda la voluntad política de éste y anteriores gobiernos de mantener la impunidad de quienes han robado, torturado, desaparecido y asesinado a cientos de personas(pero no vacilaron en procesar luchadores sociales en los últimos años).

Gavazzo fue condenado a cumplir prisión en Domingo Arena, en diciembre del 2007, por la desaparición forzada  y homicidio muy especialmente agravado de al menos una veintena de compañeros; en el 2009 se le imputa la causa del homicidio de 37 personas  y en el 2010 se agrega el delito de homicidio especialmente agravado en el caso Luzardo. Se despliega, no obstante,  una serie de denuncias de crímenes de lesa humanidad por las cuales no ha sido aún juzgado.

Finalmente por “razones humanitarias” a este torturador, asesino y violador le fue concedida la prisión domiciliaria. El sistema judicial considera que conocer la verdad sobre los años que estremecieron este territorio no es una razón humanitaria, parece que la justicia no es una razón humanitaria. Familias enteras desechas, buscando incansablemente a sus seres queridos, un pueblo entero reclamando paso a paso justicia, pero no hay derechos humanos para los de abajo, las “razones humanitarias” contemplan solamente a los menos humanitarios.

Este año desaparecieron archivos del equipo antropológico que está encargado de las investigaciones sobre desaparecidos, mientras las amenazas parecen ser una constante; sin embargo el JuezMartín Gesto definió que Gavazzo debía darse el gusto de bailar el vals con su nieta este viernes 27, de festejar un año de más de vida, ¿  Y qué sucede con las muchas vidas que Gavazzo ha quitado?

¿Hasta cuándo tenemos que seguir soportando tanta impunidad? ¿Dónde están los derechos de nuestros compañeros? ¿Dónde nuestro derecho como sociedad de conocer nuestra historia, de juzgar a los culpables?

Repudiamos profundamente la decisión del Juez Martín Gestoasí como la política constante de desmemoria que esta fuerza política actual (con mayoría parlamentaria en su momento) y las anterioresha llevado adelante y profundizado. El actual gobierno teniendo la posibilidad de anular la ley, o acompañar la campaña por el SI,  paradójicamente remueve a la jueza Motta, procesando a compañeros que protestaron ante este hecho, o hasta promoviendo a militares que ejercían en aquel entonces y con prontuarios siniestros (que las organizaciones sociales han podido hacer público).

Miles de presos hacinados en las cárceles, donde los derechos humanos no son más que una entelequia. Se condena la pobreza, se reprime la protesta mientras los asesinos del pueblo acumulan privilegios. Quienes no han recobrado la verdad sobre sus seres queridos, continúan siendo víctimas de tortura, el silencio es tortura, la sonrisa de la impunidad es tortura.

No nos tapan el ojo encarcelando a unos pocos y desenterrando unos pocos restos. Toda la verdad nos corresponde, toda la justicia la peleamos.

Seguimos exigiendo verdad y justicia. ¡Hacemos un llamado a redoblar la pelea ante estas claras señales de impunidad!

¡Contra la impunidad de ayer y de hoy, lucha y solidaridad!

Hasta que el último culpable pague, hasta que la verdad sea liberada. Seguimos peleando.

Porque sus sueños laten en nuestros puños cerrados, hasta construir el mundo que ellos anhelaron. Seguimos peleando.

NO EXISTE SOCIEDAD JUSTA SIN MEMORIA

NI OLVIDO NI PERDÓN

Salú

Zonal Noroeste de  ADES Montevideo

FeNaPES – PIT-CNT