Declaración del Zonal Prado

                                                                                                                                                                27 de noviembre de 2018
Declaración del Zonal Prado

En el marco del paro de 24 horas aprobado en la última Asamblea General, reunido en el Liceo 18 ocupado por
sus trabajadores, el Zonal Prado de ADES Montevideo expresa:
1. Es irresponsable el recorte de grupos proyectado por la ANEP. Los fundamentos expresados por las
autoridades son contradictorios y, por tanto, inadmisibles. Por un lado señalan que la cohorte generacional que
ingresará al primer grado es sensiblemente más pequeña que la de años anteriores. Pero al mismo tiempo se
declara que desde 2015 la matrícula de estudiantes de Secundaria asciende ininterrumpidamente. En los
hechos, recortar la cantidad de grupos afectaría las condiciones de estudio de miles de jóvenes, al tiempo que
implicaría una importante pérdida de fuentes de trabajo. Insistimos en nuestro reclamo de reducir la cantidad
de alumnos por grupo, especialmente en aquellos contextos de mayor vulnerabilidad. Denunciamos que las
autoridades tienen como política sistemática colocar un número de estudiantes por grupo superior al máximo
recomendable, especulando con la futura deserción de varios de ellos. En bachillerato, esta política da como
resultado que durante el primer semestre los grupos tienen 40 o más estudiantes.
2. El sistema de inscripciones adoptado por la ANEP desde 2016 constituye una privatización endógena. La
lógica privada aplicada al campo de la educación se traduce en realizar “ofertas” de estudio atractivas a los
potenciales “clientes”. Al abandonar el sistema mediante el cual cada escuela enviaba sus estudiantes a
determinado liceo, sustituyéndolo por un soporte informático que permite a las familias optar por el liceo que
prefieran para sus hijos, se ha desnaturalizado la esencia integradora de la educación pública. Ahora, las familias
en condiciones de buscar la mejor “oferta” para sus hijos, optan por los liceos mejor posicionados en los
rankings que construye la ANEP y divulgan los medios de comunicación. Esos liceos están superpoblados. Al
mismo tiempo, los jóvenes que provienen de contextos socioeconómicos desfavorables terminan en los liceos
que tienen peores resultados. Muchos de estos liceos registran un descenso en su matriculación. Entendemos
que es urgente modificar esta decisión unilateral de las autoridades mediante la cual la educación pública ha
incorporado una lógica mercantil que profundiza el aislamiento y la marginación preexistentes.
3. Rechazamos la imposición de planes que deterioran la calidad de la enseñanza. Nadie mejor que nosotros,
los trabajadores que día a día estamos en los liceos, conoce la realidad de jóvenes que se desvinculan del
sistema educativo, o que no alcanzan las expectativas mínimas previstas en el plan de estudio más extendido:
la Reformulación 2006. Lejos estamos de considerar que se trata del mejor plan posible. Pero las causas que
conducen año a año a miles de jóvenes a fallos de repetición y/o situaciones de desvinculación, no están
principalmente relacionadas con las características del plan de estudio, sino con las penosas condiciones de vida
de esos jóvenes. Denunciamos que la proliferación de “ofertas” alternativas a la Reformulación 2006 constituye
una estafa, pues en vez de corregir las injustas condiciones de vida que impiden el acceso a los conocimientos
que constituyen el eje de la enseñanza media, el gobierno ofrece propuestas centradas en la acreditación y no
en el aprendizaje. Consideramos inmoral esta estrategia de Estado de ofrecer planes tanto más empobrecidos
cuanto más pobres son los estudiantes que cursan en ellos.
4. Se desnaturaliza el Plan 2013 como estrategia para el avance de la reforma educativa.
– El Plan 2013 fue creado por la Asamblea Técnico Docente de Educación Secundaria con el objetivo de
“contemplar a la población estudiantil que concurre a liceos extra edad y nocturnos para estudiantes adultos o
con condicionamientos laborales”. Sin embargo, desde 2016 la ANEP promueve la convivencia de grupos del
referido plan con grupos de la Reformulación 2006. Así, en un mismo liceo y turno, coexisten separadamente
grupos de clase con jóvenes que promueven sin rezago, y grupos de clase con un plan diferente, más “flexible”,
pensado para facilitar su culminación del Ciclo Básico. Entendemos que esta segregación en “grupos de
promovidos” y “grupos de repetidores”, lejos de integrar, profundiza la segregación y estigmatización de los
jóvenes más vulnerables.
– En liceos en los que la mayoría de los estudiantes no reúne las características de la población para la que fue
creado el Plan 2013, es extremadamente arbitrario el criterio mediante el cual se define qué jóvenes cursan en
él, y qué jóvenes no. En cualquier caso, sean cuales sean los criterios que se adopten, y provengan de donde
provengan, no dejan de ser una improvisación no prevista en el diseño del plan.
– Al pensar la organización de los cursos, la ATD previó que en el Plan 2013 “las asignaturas correspondientes a
cada curso se distribuyen de lunes a viernes, con clases de 30 minutos de duración cada una”. Tal definición,
lejos de ser caprichosa, busca generar las condiciones apropiadas para favorecer los procesos de aprendizaje
de una población estudiantil que vive en la marginalidad y la exclusión. Sin embargo, al hacer convivir el Plan
2013 con la Reformulación 2016, se adopta el régimen horario de esta última, con clases de 45 minutos de
duración cada una.
– Además de no favorecer los procesos de aprendizaje de los estudiantes, los grupos de repetidores tienden a
la generación de climas áulicos que se tornan adversos para que los docentes podamos realizar la tarea de
enseñanza que se espera de nosotros.
– Las comunidades que han incorporado este desnaturalizado Plan 2013 en liceos en los que convive con la
Reformulación 2006, coinciden en una evaluación negativa de sus resultados en cuanto a la generación de
aprendizajes significativos.
– En el Zonal Prado existe ya un liceo extra edad. Si la ANEP dispone de un relevamiento según el cual hay un
crecimiento de los jóvenes que cumplen con las características previstas en el Plan 2013, entonces lo que las
autoridades deberían hacer es generar las condiciones edilicias para que dicho liceo pueda absorber una
matrícula mayor a la actual. Recordamos que el núcleo sindical de ese liceo ha denunciado sistemáticamente
que sus salones de clase son pequeños contenedores con graves carencias en materia de temperatura y
acústica. Si verdaderamente existe un interés por la población extra edad y adulta con condicionamientos
laborales, que se generen dignas condiciones de estudio y trabajo en el Liceo 75.
Por las razones expuestas, no descartamos nuevas medidas en caso de no obtener respuestas favorables a
los reclamos de cada uno de los núcleos sindicales.
Zonal Prado de ADES Montevideo / FeNaPES / PIT-CN