Editorial ADES – Octubre de 2014

Resultadismo

Editorial 1

El pasado 9 de setiembre, amanecimos con una nueva difusión mediática de los índices de promoción, repetición y desvinculación del Monitor Educativo de la ANEP. Otra vez, políticos, tecnócratas y opinólogos varios rasgándose las vestiduras con absurdas disquisiciones según las cuales los liceos con mayor repetición son aquellos con los peores docentes. Pero ninguno de ellos habló de asignar recursos para atacar problemáticas ampliamente extendidas en la educación pública, como los grupos superpoblados; los edificios en mal estado; la extinción de los equipos multidisciplinarios; la carencia generalizada de porteros, administrativos y funcionarios de servicio; la falta de materiales didácticos; y otra multitud de factores que las autoridades no se molestan en atender.

Sucede que la lectura irresponsable de los indicadores es inevitable cuando la lógica resultadista se instala socialmente y el sistema político (fuertemente vinculado a la educación privada) gobierna la educación al servicio del mercado. Cambiarán los apellidos de los políticos de turno, pero seguiremos escuchando que la educación pública es una “fábrica de exclusión”, que “abre brechas sociales muy fuertes”, que “no es inclusiva”, que “no logra revertir el impacto de los contextos socio culturales adversos”, y otros disparates semejantes.

Cuando oímos discursos que descansan sobre tan groseras simplificaciones en la interpretación de las problemáticas sociales, no podemos más que reafirmarnos en nuestra lucha por autonomía y cogobierno. ¿Quién imaginaría que las brechas sociales se hallan más determinadas por el sistema educativo que por la propiedad privada? ¿Quién podría pensar que son las escuelas y los liceos los que excluyen a los niños y jóvenes, y no sus condiciones materiales de vida? ¿Quién sería tan obtuso en su pensamiento como para proponer que los docentes debemos asumir unilateralmente la responsabilidad de revertir los impactos negativos de los contextos socioculturales de los estudiantes? Pues nada más ni nada menos que los principales voceros del sistema político.

Si los ministros y legisladores enviaran a sus hijos a la educación pública, sabrían de jóvenes que dejan de estudiar porque tienen que criar a sus hermanos, mientras sus padres son explotados por un salario mísero, o porque en sus casas falta para comer y tienen que salir a laburar, o porque no tienen plata para vestirse decorosamente.

Sin embargo, desde un sistema político que protege los intereses del mercado, se insistirá una y otra vez con la idea de que la educación pública debe aumentar su cobertura a cualquier precio. Aunque ello no sea posible en realidad: sólo uno de cada cuatro liceos en el país atiende de manera exclusiva a estudiantes de bachillerato, por lo que si hubiera una mayor cantidad de egresados de Ciclo Básico, no habría espacio para atenderlos.

Elección de horas

Editorial 2

A comienzos de agosto tuvimos acceso al resultado del trabajo de en una comisión interna del CES cuyos cometidos eran dos: 1) dotar de un reglamento a las comisiones departamentales de elección de horas; 2) elaborar las pautas de elección de horas 2015.

Respecto al primer punto, la Asamblea General de ADES Montevideo resolvió rechazar el proyecto de reglamento para el funcionamiento de las comisiones, ya que el mismo colocaba a los trabajadores sindicalizados en una situación de marcada minoría en relación a los representantes del CES, permitía cercenar el trabajo de las comisiones de Montevideo y Canelones al comenzar el año lectivo, obligaba al sindicato a acatar lo que allí se resolviera y atentaba contra las libertades sindicales, entre otros factores. El rechazo aprobado iba de la mano con una decisión de retirarse de la comisión departamental hasta que todos estos aspectos no fueran corregidos. Luego, en la Asamblea General de Delegados de la FENAPES, se adoptó la misma posición.

Semanas después, en reunión mantenida entre la FENAPES y el CES, se llegó a una serie de acuerdos que, a la fecha de cierre de este boletín, aún no han sido refrendados por resolución escrita del CES:

 

Las comisiones departamentales de elección de horas tendrán un carácter bipartito (sindicato-CES).

Cada parte participará en la comisión con los representantes que considere necesario.

Las comisiones organizadoras funcionaran todo el año, incluyendo las de Montevideo y Canelones.

 

Respecto a las pautas de elección de horas 2015, hasta el momento en que la delegación de ADES Montevideo participó de la comisión departamental, hicimos, entre otros, los siguientes planteos:

  1. Elección de horas de los programas especiales por escalafón y ordenamiento de interinos.

  2. Agotar los mecanismos de negociación de los horarios para que los docentes no sean obligados a renunciar.

  3. No elegir con horarios a la vista en ningún plan.

  4. Las horas de tutorías deben elegirse en la instancia de elección general.

  5. Todos los docentes tienen derecho a horas de coordinación, independientemente de su asignatura.

  6. La imposibilidad de cumplir horas de coordinación por razones fundadas no debe implicar la renuncia de grupos.

  7. Cumplimiento de la normativa respecto a los plazos de publicación de los llamados (48 horas).

  8. Antes de ser ofrecidas por el director de un liceo, todas las vacantes deben pasar por la elección general.

  9. No deben asignarse horas y cargos por “confirmación”: todas las horas y los cargos deben pasar por la elección.

  10. Todas las reservas de cargo de cinco o más años de antigüedad deben perder la radicación.

  11. Los docentes que egresen en cualquier período del año deben ser incorporados inmediatamente a la lista 2B.

  12. Los estudiantes de Didáctica III tienen derecho a que el veedor sindical los acompañe en el acto eleccionario.

Criminalización de la protesta

Editorial 3

El pasado jueves 21 de agosto, realizamos un paro parcial de actividades desde las 13 horas hasta el final de la jornada. La medida fue en solidaridad con los nuevos compañeros citados a declarar por el fiscal Gustavo Zubía. Si bien se trata de compañeros que hace un año firmaron voluntariamente una nota pidiendo declarar ante la justicia penal, lo hicieron antes de que hubiera una sentencia a los siete compañeros que en ese momento eran acusados de intentar impedir el traslado de la jueza Mota. El objetivo de aquella nota era presentar descargos ante un procedimiento totalmente falto de garantías, que supuso la persecución a siete de más de doscientos manifestantes que participaron del acto, y que incluyó, además, citaciones policiales callejeras, acoso telefónico y mega operativos para conducir a un grupo de trabajadores a declarar. La entonces encargada del caso, jueza Merialdo, aceptó la nota, pero en vez de integrarla al expediente de los siete indagados, creó un nuevo expediente que estuvo en un cajón hasta hace pocas semanas atrás.

Así las cosas, la “justicia” uruguaya no hizo honor a su nombre y procesó a los siete compañeros. ¿Qué delito cometieron? Lamentablemente, hay quienes parecen más dispuestos a aceptar las versiones de la prensa amarillista que los relatos de los militantes allí presentes. Lamentablemente, hay quienes se quedan acríticamente con las imágenes editadas de un grupo de trabajadores resistiendo una embestida policial, sin preguntarse qué pasó antes y por qué tuvieron que defenderse. ¡Allá ellos! ¡Sus motivos tendrán para colocarse en la misma vereda que Zubía! Nuestro sindicato seguirá avanzando por la senda de la solidaridad de clase, la defensa de los derechos de reunión y asociación y la lucha contra la criminalización de la protesta.