Ferrer i Guardia: Por qué rechazar el convenio salarial que ofrece el gobierno

Si se firma el convenio salarial:

  • El gobierno nacional no tendrá obligación alguna de alcanzar en 2020 un salario base de 25.000 pesos, ni de modificar los topes que perjudican a Inspectores, Directores y Subdirectores. Y no podremos movilizarnos.
  • En dos años el salario base aumentará apenas $1.572 reales.
  • La ANEP podrá realizar restricciones en la masa salarial (por ejemplo, no volver a designar interinamente a adscriptos, psicólogos y/o porteros en diferentes liceos), pues ello no afecta los aumentos convenidos. Y si la presupuestación de tales cargos no fue contemplada por el Parlamento Nacional, no podremos movilizarnos.
  • La FENAPES no podrá movilizarse mientras se desarrolla la negociación de partidas para la reducción de inequidades de miles de docentes de aula.
  • La FENAPES estará convalidando una partida que presupone que las inasistencias docentes se explican únicamente en términos de retribución salarial.
  • La FENAPES sólo podrá acompañar las medidas sindicales del PIT-CNT y la CSEU en cuyas plataformas reivindicativas no haya ninguna referencia a aumentos salariales.
  • Estaremos aceptando que el Poder Ejecutivo decida cuándo los sindicatos de la enseñanza pueden comenzar a movilizarse por presupuesto: a partir de abril de 2017.
  • Se estará yendo contra la resolución del Congreso de la FENAPES que prevé “negociar movilizados y movilizarse negociando”.
  • Se hipoteca fuertemente la capacidad de la FENAPES de avanzar en materia de nuestras condiciones de trabajo.
  • La FENAPES convalida un mecanismo de negociación en el que es casi imposible obtener avances: el voto de nuestro sindicato vale uno, y el de la patronal vale dos.
  • La ANEP podrá innovar en materia de planes y programas, y esos nuevos planes y programas (en el marco de la reforma educativa anunciada) podrán tener cronogramas diferentes a los actuales.
  • Convalidaremos la arbitrariedad del CODICEN y el CES para fijar períodos de exámenes y fechas de fin de cursos que no estuvieron resueltos al momento de la designación de horas.
  • Estaremos rindiéndonos incondicionalmente al ministro Murro, único en la historia del país que intentó prohibir el derecho a la huelga en la educación mediante un decreto de esencialidad.

Proponemos:

Pensando en la AGD del sábado 19 de diciembre, entendemos que la FENAPES debe:

  1. rechazar este y cualquier otro convenio que mantenga cláusulas de paz y compromisos de gestión.
  2. denunciar la intransigencia y el autoritarismo del gobierno de Vázquez, Muñoz y Murro, que no negoció y fustigó a los trabajadores de la educación durante cuatro meses y ahora pretende llegar a un acuerdo entre gallos y medias noches.
  3. convocar una nueva AGD solo en caso de que el gobierno elimine los artículos 9 y 10 (sin sustituirlos por formulación alguna que implique los mismos contenidos).
  4. hacer los esfuerzos que estén a su alcance para que el gobierno elimine los artículos 9 y 10.

En caso de que la FENAPES apruebe el convenio salarial ofrecido por el gobierno, la única forma de que podamos acompañar la lucha del PIT-CNT será con convocatorias como las que encabezan y cierran estas notas.

Para conocer las razones por las que hacemos cada una de las precedentes afirmaciones, te invitamos a leer el siguiente documento: Ferrer i Guardia – Por qué rechazar el convenio – Versión completa

Afiche 2 Afiche 3 Afiche 4