Imágenes y Volante de Jornada contra la criminalización a dos meses de la represión en CODICEN

¡BASTA DE CRIMINALIZAR LA PROTESTA!

Los hechos ocurridos el 22 de setiembre en el desalojo del CODICEN, que se mantenía ocupado por estudiantes de secundaria, han puesto a los trabajadores y estudiantes nuevamente en escena. La brutalidad con que actuó el gobierno a través de sus fuerzas represivas son una muestra de hasta dónde el Estado está dispuesto a llegar para aplicar todo tipo de ajustes y privatizaciones de los servicios públicos y de la educación, adoptando el modelo neoliberal.
La política antes mencionada responde a una política de gobierno que desfinancia a la educación y a la salud pública para garantizar el pago de la deuda, los subsidios y las exoneraciones al capital. La lucha por más presupuesto para la educación, salud y las rondas de negociaciones salariales de los sectores privados de varias ramas han dejado un saldo de pérdida salarial y un presupuesto totalmente insuficiente para los sectores públicos. Esto sumado al discurso de la cautela de parte del Gobierno lo que nos ésta diciendo es que quienes pagan la deuda siguen siendo los trabajadores y el pueblo. Sin embargo el aparato represivo sigue funcionando y reforzando sus fuerzas, incluso hasta el día de hoy. A las fuerzas de choque de la policía se las ha dotado de nuevas tecnologías como drones, helicópteros, nuevas armas, entrenamiento táctico por parte del FBI y creación de políticas de espionaje con tecnologías como el Guardián. El espionaje del DOE (departamento de operaciones especiales), que en varias ocasiones se ha infiltrado en movilizaciones y asambleas como pasó en 2013 durante el conflicto docente y que hoy es el principal departamento de fichaje y persecución de los luchadores, es un ejemplo de cómo se intenta criminalizar la lucha.
Pero no solo a los luchadores es a quienes se los criminaliza, también a los pobres y a la juventud como pasó con las razzias y los mega-operativos en los barrios. El gobierno responde a las demandas de los trabajadores y del pueblo con más represión en vez de cambiar este sistema económico y social que nos oprime y explota. Por todo esto entendemos que debemos luchar para ganar en las calles nuestras demandas y para frenar el avance represivo que estamos viviendo, con detenciones ilegales y con un discurso hegemónico apoyado en los medios de comunicación que lo único que hace es criminalizar la protesta y a todo aquel que no esté dentro de los márgenes del sistema capitalista.

¡BASTA DE CRIMINALIZAR LA PROTESTA!

¡DESPROCESAMIENTO YA DE LOS LUCHADORES!

¡BASTA DE IMPUNIDAD!

 

COLECTIVOS CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA

a