Jueves 14/12 Marcha en solidaridad con Palestina

La usurpación de Jerusalén, capital histórica de Palestina, por parte del sionismo en su reivindicación de  transformarla en su capital, ha tenido varias aristas. Una de ellas es la denominada judaización de Jerusalén, a través de la cual se altera desde la nomenclatura de las calles (cambiando nombres árabes por nombres hebreos) a la  composición de la población, asentando colonos sionistas. Implica también el robo de la historia, la cultura y la tradición del pueblo palestino, cambiando su origen para transformarlas en judías.

Este año se ha denunciado la profundización de este proceso. Medidas adoptadas por el sionismo de impedir una y otra vez el acceso a la mezquita de Al-Aqsa a través del ejército, la construcción de infraestructura que une zonas de Jerusalén Este (territorio palestino) con el barrio judío, aislando amplias zonas pobladas por palestinos son ejemplo de ellas.

Pero estas medidas no han sido únicamente dentro de Jerusalén, ya que la política de blanqueo de sus acciones  llevadas adelante tuvo como escenario también a la colectividad internacional. Es así que en Uruguay, en el mes de setiembre, se reinagura la Plaza Jerusalén en un acto junto a la Confraternidad Judeo-Cristiana, el Comité Central
Israelita y la Embajada de Israel. Método por el cual se intenta acercar a nuestra población, la idea de Jerusalén en la órbita israelí, sin mencionar para nada a la población palestina.

En este marco, tras un año de dura represión que ha dejado numerosos muertos, heridos y detenidos como saldo, se dan las declaraciones de Trump sobre el traslado de la embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén, dando así la puntada final al reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, lo que constituye una grave y flagrante violación de la Carta de la ONU, del Derecho Internacional y de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas. Estas declaraciones, lejos de aportar a soluciones, agrega nafta al fuego. Jerusalén, es la capital histórica de Palestina y resolver su situación a través de la apropiación, solamente puede conducir a un espiral de violencia que afecta tanto los territorios palestinos como al resto de Medio Oriente. El gobierno de EEUU se saca así la careta, dejando de jugar al pacificador ecuánime, para mostrar su verdadera cara: aliado incondicional de los intereses sionistas. La virulencia de la represión desatada ante las protestas que se están llevando adelante en toda Palestina, lleva en las últimas 48 horas 5 muertos, más de 1000 heridos y un número indeterminado de detenidos.

Repudiamos rotundamente las declaraciones de Trump.

Repudiamos la represión desatada por la entidad sionista, amparada por el silencio de la comunidad internacional.

Repudiamos y denunciamos los bombardeos sobre la Franja de Gaza comenzados ayer y que aún continúan hoy.

Nos solidarizamos con el pueblo palestino, que resiste en las calles la arremetida yanquisionista.

Hacemos un llamado a todo el campo popular a repudiar estos hechos.

Porque la solidaridad militante es el arma fundamental de los pueblos.

A redoblar los esfuerzos por una Palestina libre, el BDS es el camino.

¡Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel!

Desde el Río hasta el Mar,
se llama PALESTINA!
Y Jerusalén es su capital

Montevideo, 9 de dicimbre 2017