Liceos Populares: Acerca del paro parcial del PIT-CNT del 18/09/14

POR LA INDEPENDENCIA DE LA CLASE TRABAJADORA

independencia de clase 1
Este 18 de setiembre, el PIT-CNT, a instancias de las corrientes que apuestan por la conciliación de clases, confirmaron una vez más su subordinación al gobierno progresista y aprobaron un paro parcial de actividades a favor de un nuevo gobierno del Frente Amplio.

Aunque las figuras más destacadas del PIT-CNT insistan en que son “independientes” pero no “neutrales” frente a la campaña electoral, lo cierto es que, además de no ser neutrales, tampoco son independientes. Sus discursos públicos no llaman explícitamente a votar por el Frente Amplio, pero reivindican en forma permanente las políticas llevadas a cabo desde 2005 a la fecha.

Este uso de la herramienta sindical con fines partidarios no es nuevo. Hace pocos meses, en las elecciones internas, la consigna de la dirigencia de la Convención fue que “ningún voto de trabajador sea para la derecha”. Y en las internas no estaban en juego ni el acceso al gobierno ni la derogación de ninguna ley.

Ni que hablar del paro realizado cinco años atrás, cuya consigna era “contra los noventas”, cuando el opositor del entonces candidato Mujica era el ex presidente Lacalle. La cúpula de la Convención no dudó en apoyar al Frente Amplio trazando una analogía entre una motosierra y el modelo neoliberal.

Sin embargo, no se retomó dicha analogía cuando el parlamento frentista aprobó la ley de participación público-privada. Ni tampoco se retomó cuando las autoridades frentistas de la educación dejaron la construcción de escuelas y liceos en manos de empresas privadas que incumplen los contratos y lucran con sobreprecios inmorales.

Además, quienes integramos la Agrupación Liceos Populares – Julio Andreoli no estamos dispuestos a olvidar que este gobierno, igual que todos los anteriores y que el que asuma en marzo de 2015, son cómplices de la impunidad de los delitos de lesa humanidad cometidos en dictadura, con un pacto de silencio que ampara a cientos de asesinos y torturadores.

Denunciamos que se desarrolla una política sistemática de encarcelamiento de pobres en un país que no ofrece trabajos dignos a sus jóvenes. Mientras más de 700 mil trabajadores cobran menos de $14 mil pesos al mes, el gran capital se enriquece cada vez más con la plusvalía que generamos los trabajadores (Botnia, Montes del Plata, Aratirí con su regasificadora y el puerto de aguas profundas), profundizando la dependencia del gran capital.

Y, por supuesto, no olvidaremos jamás la prepotencia, la arrogancia y el ninguneo del sistema político en su conjunto a los justos reclamos que hemos realizado los gremios y sindicatos de la educación los últimos años. Jamás olvidaremos a los efectivos policiales corriéndonos a balazos del Liceo 70 por exigir agua potable y baños. Jamás olvidaremos el 0% de recuperación salarial votado por el parlamento en la rendición de cuentas de 2013, en medio de una huelga docente de gran magnitud.

Jamás olvidaremos que la dirigencia del PIT-CNT, lejos de aprobar un paro general en respaldo a la lucha por mejores condiciones de estudio para los hijos de los trabajadores, salieron a la prensa a cuestionar la lucha y proteger los intereses del actual gobierno. No olvidaremos que cuando no pudieron frenar el descontento y convocamos a una marcha que contó con la participación de 20 mil manifestantes, se pararon en primera plana y quisieron imponer su discurso. Y no olvidaremos cómo los compañeros los dejaron solos en su estrado, pasándoles por el costado y yendo a escuchar a los compañeros en lucha. Sepan que tampoco olvidaremos a los gremios y sindicatos que dieron su apoyo solidario a nuestra pelea.


Desde nuestra agrupación sindical respetamos todas las adhesiones partidarias, así como los circunstanciales apoyos a tal o cual opción electoral de cada compañero en octubre y en noviembre. Pero declaramos nuestro rechazo a esta postura del PIT-CNT de pararse del lado del gobierno, denunciando que la pérdida de la independencia de clase y el abandono de principios históricos acerca de la lucha y la organización de la clase trabajadora, conducen a la ruptura política del movimiento sindical.

Por otra parte, si el objetivo sigue siendo una sociedad sin clases ni explotación del hombre por el hombre, la división esencial no es entre izquierda y derecha, sino entre explotados y explotadores, como establecían los principios fundadores de la Convención. Convocamos a todos los compañeros a retomar esos principios.

Agrupación Liceos Populares – Julio Andreoli

Setiembre de 2014