Liceos Populares: El peor comienzo de cursos en muchos años

Autoridades pasan-page-001

Las autoridades pasan… El ataque a los derechos laborales continúa

Suplantar al último Director General de Secundaria parecía la cosa más fácil del mundo. Bastaba con elegir a alguien que asumiera las dificultades edilicias que desde hace décadas existen en Secundaria y se comprometiera a resolver al menos las más urgentes, organizara con eficiencia la elección de horas para que la mayor parte de los docentes tomaran posesión de sus grupos y cargos antes del comienzo de los cursos y resolviera lo más rápido posible las demandas puntuales que surgieran en cada liceo. Es más: una integración del CES que impulse esas cuatro líneas de acción, probablemente se convierta en la mejor de los últimos 45 años, por lo menos.

Y a pesar de que los trabajadores de Secundaria estamos acostumbrados a autoridades alejadas de las aulas, complacientes con el poder político de turno e inflexibles con los reclamos sindicales, la realidad logró conmover nuestra casi extinta capacidad de asombro. ¡¡¡Eligieron a alguien aún peor que su predecesor!!! ¡¡¡Y eso que la probabilidad de hacer algo así era casi nula!!!

Para el CES que preside Puente, los edificios liceales están todos en condiciones aceptables, las horas y los cargos se ofrecieron en su casi totalidad al finalizar febrero y los problemas que han denunciado los compañeros de diferentes liceos no son responsabilidad del CES. Ninguno de dichos supuestos resiste el menor análisis. Pensando en la educación de los hijos de los trabajadores, el panorama es sombrío.

 

No alcanza con que los liceos no se lluevan

 Sería absurdo no reconocer que los últimos dos años la infraestructura edilicia ha mejorado en Secundaria. Pero sería más absurdo aún desconocer que dicha mejora responde en parte al trabajo que ADES Montevideo ha realizado junto a un técnico prevencionista en los liceos de la capital que estaban en peores condiciones. Ha sido el responsable del área de infraestructura en el CODICEN, consejero Javier Landoni, quien ha reconocido que los insumos sindicales fueron tomados como “hoja de ruta” por las autoridades de la ANEP. El mismo consejero ha dicho también que “queda mucho por hacer”, y ha mantenido reuniones con representantes de nuestro sindicato no sólo mostrando una apertura dialógica, sino integrando parte de nuestros planteos al plan de obras de la Administración.

Muy distinta ha sido la actitud del CES. Pocos días antes del comienzo de cursos, la Directora General declaró que todos los centros presentaban condiciones de “aceptabilidad”, desconociendo que la propia ANEP ha asumido que muchos edificios están tan mal que deben ser sustituidos, que en muchas zonas se necesita construir nuevos liceos porque la superpoblación es un problema gravísimo, y que sigue habiendo problemas con la impermeabilización, la electricidad, la sanitaria, el mobiliario, la suciedad, etc.

Hay algo que las autoridades del CES parecen no considerar: que se haya mejorado, no quiere decir que se esté bien. Por el momento, no hay más edificios con peligro de derrumbe, ni salones con techos a través de los cuales se ve el Sol, ni cables pelados al alcance de cualquier estudiante, ni ventanas sin rejas en el segundo piso de un liceo de ciclo básico, ni baños que filtran las deposiciones los días de lluvia. Porque esas eran las realidades de cientos de compañeros hasta hace poco. Pero falta muchísimo.

Y falta muchísimo no sólo en términos de “habitabilidad”, sino también en lo que hace a la interrelación que debe existir entre el edificio liceal y las condiciones para optimizar el rendimiento de docentes y estudiantes: se necesitan gimnasios para la educación física, faltan laboratorios, se carece de espacios adecuados para las actividades artísticas, no existen comedores en la mayoría de los liceos, se necesita adecuar la cantidad de alumnos por grupo a las dimensiones de las aulas, y al momento de diseñar los futuros liceos debe atenderse a factores como iluminación, color, ventilación, fuentes de ruido, temperatura ambiente, ubicación del terreno, accesibilidad, etc.

Que el CES afirme que los liceos presentan condiciones de “aceptabilidad” es señal de ignorancia, o de negligencia, o de apresuramiento en las declaraciones realizadas. Si se trata de lo último, sería prudente que los declarantes se retracten públicamente.

 

Otra vez, grupos sin docentes y docentes sin trabajo

 Mejorar la elección de horas de 2013 parecía la cosa más sencilla. No parecía razonablemente posible que se pudiera empeorar. Recordemos: el año pasado se intentó atropellar derechos humanos fundamentales (el instructivo atacaba los derechos de interinos, compañeras con licencia maternal y compañeros con licencia por enfermedad; gracias al sindicato el horror se corrigió), se menospreció el título docente (aplicando un antiestatutario criterio según el cual para alcanzar la efectividad los concursantes deben tomar al menos 8 horas de clase interinas), se negó la creación de una comisión de elección de horas para Montevideo y Canelones, se eliminaron grupos, se ofrecieron menos cargos de adscripción, se dejó a decenas de compañeros sin trabajo, faltó transparencia al momento de atender las recusaciones al ordenamiento en el escalafón, se perjudicó a los concursantes con derecho a efectividad, no se informaron los horarios de trabajo en diferentes liceos, se restringió el margen horario de trabajo a la mayoría de los profesores de educación física que trabajan en liceos de ciclo básico, se faltó el respeto a los docentes al confeccionar y publicar los calendarios de elección de cargos y horas, fue insuficiente la cantidad de personal en el acto eleccionario, fracasó el sistema informático, se dispuso irresponsablemente del tiempo de miles de docentes, las clases comenzaron sin que cientos de horas hubiesen sido ofrecidas y no existió acuerdo en las formas de resolución de problemas que propusieron los diferentes actores del CES.

Pues bien: no sólo se dieron casi todos los mismos problemas, sino que algunos se profundizaron y otros se sumaron. ¡¡¡Recibimos denuncias de compañeras con licencia maternal a las que no se les permitió tomar horas precisamente por estar con licencia maternal!!! No hablamos del ambiente fabril de Londres en el siglo XIX. Hablamos de Montevideo en 2014. Un disparate que desconoce derechos estatutarios, legislativos, constitucionales y de acuerdos internacionales en materia de Derechos Humanos. Pero ahí está Celsa, cual Droopy, multiplicándose en los medios de difusión para decir que todo está bien.

Se mantuvo el requisito de obligar a los concursantes a tomar 8 horas para lograr la efectividad. El EFD es claro al respecto. Basta consultar los Capítulos V (De los concursos) y VI (Del ingreso a la docencia), en especial el Artículo 26, según el cual, para el ejercicio de la docencia en efectividad, el ente requerirá, simplemente, el ingreso a los cargos “mediante concurso”. La efectividad debería lograrse tan solo con un grupo, sin importar la carga horaria del mismo. Y después se habla de la profesionalización docente…

Seguimos sin una Comisión de Elección de Horas para Montevideo y Canelones. Aproximadamente la mitad de los docentes del país somos excluidos (a diferencia de lo que ocurre en el resto del territorio) de la posibilidad de participar en la planificación y el monitoreo del acceso a nuestra fuente de trabajo. El CES, lejos de asumir su falta de voluntad política para la creación de la comisión, responsabiliza a los funcionarios no docentes de la Administración, que habrían rechazado la iniciativa. No conocemos a un solo funcionario no docente que avale la excusa del CES. Por otra parte, si así fuera, ¿corresponde privar de una instancia de negociación colectiva de condiciones de trabajo a miles de docentes por lo que algún mando medio piense? Si no se producen avances concretos hacia la conformación de la comisión, haremos la denuncia correspondiente ante los órganos competentes.

En materia de grupos, el balance 2010-2014 muestra que, en términos absolutos, hoy existen 13 grupos más que en 2010. Se trata de una cifra que dista mucho de adecuarse a una política de universalización de la matrícula de la enseñanza media. Pero además, si solo consideramos los 70 liceos que existían en Secundaria antes de que asumiera la primera administración mujiquista, encontramos que se han perdido 30 grupos (unas 1000 horas de clase, que representan 50 unidades docentes).

Esto significa que los liceos que abrieron en los últimos años no han permitido atacar el problema de las aulas superpobladas. De hecho, los nuevos centros se están financiando con los grupos que poco a poco se han ido eliminando en otros liceos. Y después se habla de “inclusión”. Se referirán a la inclusión de amigos en la superestructura burocrática que creó la Ley General de Educación Nº 18.437…

 

 

LICEO

GRUPOS 2010

GRUPOS 2014

DIFERENCIA

2010 – 2014

  1. 1.                  D y N

23

18

-5

  1. 2.                  D

32

32

 

  1. 3.                  D

73

69

-4

  1. 4.                  D

38

38

 

  1. 5.                   

18

18

 

  1. 6.                  D

84

81

-3

  1. 7.                   

29

24

-5

  1. 8.                  D y N

25

24

-1

  1. 9.                  D

31

34

+3

  1. 10.               D

34

35

+1

  1. 11.               D y N

41

41

 

  1. 12.                

18

18

 

  1. 13.                

46

44

-2

  1. 14.               D

28

28

 

  1. 15.                

30

34

+4

  1. 16.               D y N

36

34

-2

  1. 17.               D y N

34

22

-12

  1. 18.                

31

32

+1

  1. 19.               D

38

36

-2

  1. 20.                

26

24

-2

  1. 21.                

10

10

 

  1. 22.                

16

16

 

  1. 23.                

36

36

 

  1. 24.               D y N

28

32

+4

  1. 25.               D

27

30

+3

  1. 26.               D

39

37

-2

  1. 27.                

26

24

-2

  1. 28.                

18

16

-2

  1. 29.                

25

20

-5

  1. 30.                

29

29

 

  1. 31.                

26

26

 

  1. 32.                

14

16

+2

  1. 33.                

10

12

+2

  1. 34.               N

11

6

-5

  1. 35.               D y N

48

48

 

  1. 36.                

30

34

+4

  1. 37.               D y N

24

24

 

  1. 38.               D y N

43

37

-6

  1. 39.               D y N

35

34

-1

  1. 40.                

24

24

 

  1. 41.                

24

24

 

  1. 42.                

18

18

 

  1. 43.                

21

22

+1

  1. 44.                

8

8

 

  1. 45.               D

28

31

+3

  1. 46.                

24

24

 

  1. 47.                

10

10

 

  1. 48.                

30

32

+2

  1. 49.                

21

22

+1

  1. 50.                

18

18

 

  1. 51.                

20

18

-2

  1. 52.                

20

22

+2

  1. 53.                

26

26

 

  1. 54.               D y N

35

24

-11

  1. 55.               D

27

27

 

  1. 56.                

12

12

 

  1. 57.                

24

24

 

  1. 58.               D

26

27

+1

  1. 59.                

24

24

 

  1. 60.                

12

12

 

  1. 61.               D

23

23

 

  1. 62.               D y N

57

50

-7

  1. 63.                

32

34

+2

  1. 64.                

24

22

-2

  1. 65.               D

34

36

+2

  1. 66.    

18

18

 

  1. 67.    

13

13

 

  1. 68.    

14

14

 

  1. 69.    

7

10

+3

  1. 70.    

6

18

+12

SUB TOTALES

1890

1860

-30

  1. 71.    

6

15

+9

72.

7

+7

73.

15

+15

74.

12

+12

TOTALES

1896

1909

+13

 

Pero esto no es todo. La elección de cargos y horas de los docentes interinos comenzó a mediados de febrero y amenaza con extenderse hasta fines de abril. Por si ello fuera poco, un amplio repertorio de irregularidades obligó a volver a realizar un mismo llamado hasta tres veces: número insuficiente de funcionarios, llamados realizados de una tarde para la mañana siguiente, salteo de categorías, desconocimiento de los topes de horas, ocultamiento de los horarios de clase y coordinación, demoras de hasta un mes para ofrecer grupos en relación a la fecha en que los liceos enviaron las vacantes, etc.

 

¡Cuidado con los espejitos de colores!

¿Acaso no saben las autoridades que cuanto más se tardan las designaciones, más se demora la confección de los horarios de clase, y más se retrasa el inicio real de las clases? A modo de ejemplo, en el Liceo 38, a fines de marzo, había docentes que debían estar a la misma hora en dos grupos distintos, diferentes docentes que debían ir a la misma hora al mismo grupo, y docentes a los que les cambiaban los grupos a cargo después de haber trabajado con ellos dos o tres veces. Más allá de las responsabilidades que existen en cada centro, el problema de fondo es de exclusiva responsabilidad del CES. Y después hablan de la importancia de que los estudiantes no pierdan clases…

¿Cuál es la causa de tanta irregularidad? ¿Eludir el pago retroactivo al 1º de marzo? Quizá, pero ¿no se supone que las autoridades disponen por ley de los recursos para el pago de salarios? ¿Acaso las irregularidades son la antesala para proponer la elección de horas por más de un año? Seamos claros: CODICEN y CES harán en el correr de 2014 un nuevo intento por aplicar un sistema de elección por dos o tres años, o por tiempo indeterminado (como ocurre con los efectivos en la docencia indirecta). Nuestra agrupación entiende que tanto desde el punto de vista pedagógico como del laboral, es deseable facilitar la permanencia en un liceo. PERO NO EN LAS ACTUALES CONDICIONES. No se puede obligar a los compañeros a permanecer en un edificio en malas condiciones, y/o con grupos superpoblados, y/o con factores de riesgo importante para la salud, y/o con inspectores y directores que practican la persecución sindical.

Por otra parte, basta con observar las estadísticas: la permanencia es ya un hecho en aquellos liceos que presentan un ambiente propicio para el desarrollo de adecuados procesos de enseñanza y aprendizaje. Sucede que es otro el tipo de permanencia que la tecnocracia proyecta para la educación pública, más vinculado a unidades docentes de 30 o 40 horas, como en el Liceo Impulso, con muchas horas de coordinación y tutorías, bajo la fuerte supervisión de coordinadores (¿PCP?) que a su vez reciben órdenes de la dirección y los inspectores.

Lamentablemente, cuando las autoridades hablan de permanencia en el centro, están proyectando algo muy distinto de lo que nosotros pensamos. Es por eso que no apoyaremos ningún sistema de permanencia por dos o más años mientras existan centros en los que las condiciones laborales sean precarias y en la medida en que se pretenda barrer con la unidad docente de 20 horas.

Compañeros: debemos ser cautos. El cúmulo de errores en la última elección de cargos y horas, que son demasiados para ser casuales, puede ser el paso previo a proponer la permanencia en el centro como solución. Seamos solidarios con los que más lo necesitan. Si en las actuales condiciones aceptamos una oferta que modifique el régimen anual, estaremos condenando a los nuevos profesores por el simple hecho de ser jóvenes. ¿O acaso desde la comodidad de un liceo en el que se puede trabajar con normalidad nos movilizaremos cada vez que sea necesario por los compañeros que deben permanecer en liceos en los que casi todo está mal?

 

Las autoridades están obligadas a negociar. Y negociar no es dialogar

Problemas en la confección de los horarios de clase. Profesores a la espera de saber si sus aspiraciones serán atendidas o no. Ya con los horarios confeccionados, direcciones y administraciones liceales desconocen su obligación de acordar con los trabajadores y sugieren la renuncia a las horas. Inspectores de institutos y liceos hacen la plancha y quitan gravedad a las denuncias de compañeros que dicen: “si renuncio a las horas, me quedo sin trabajo”. Mientras tanto, los estudiantes no logran completar una sola jornada completa de clases. Todo esto como consecuencia del retraso en la elección de horas y de la falta de planificación para solucionar con antelación las carencias de funcionarios administrativos en los liceos, ambas cosas responsabilidad del CES.

Docentes que toman grupos sin horarios a la vista, incluso cuando los exigen, sabiendo que el liceo los envió. Direcciones y administraciones liceales que dicen: “los horarios ya están hechos y los enviamos a Departamento Docente, ¿no se los mostraron?” El docente vuelve al local de elección de horas a exigir su derecho a que la elección se vuelva a realizar, pues el resto de las horas ya fueron tomadas y está quedando injustamente desocupado.

Liceos en los que las clases comenzaron, una vez más, sin funcionarios de portería, desoyendo los reclamos sindicales. A los pocos días, se producen hechos que afectan el normal funcionamiento de las instituciones educativas. Era previsible para todo el mundo, menos para quienes pueden disponer la creación de cargos de portería. Es cierto que los liceos no escapan a la realidad social, pero precisamente por eso deben tomarse los recaudos del caso.

En el Liceo 24 del Paso de la Arena, las clases comenzaron con más grupos que salones. Los compañeros, con total justeza, se niegan a trabajar en contenedores en el patio, pues la experiencia de los últimos años les dejó un sabor amargo. La situación actual hace que funcionen como aulas los laboratorios de informática. Sabemos que una situación similar de más grupos que aulas se da en el Liceo 74. ¿No pudieron encontrarse soluciones?

La omisión de los jerarcas alcanza también a liceos en los que se ha dispuesto la creación de turnos nocturnos. Es el caso del Liceo 33. Su nuevo edificio, inaugurado en 2013, se ubica en la zona de Malvín Norte, sobre la calle Lugo, especialmente abierta poco antes de la apertura del liceo. En la acera de enfrente hay una cooperativa de viviendas en construcción. A pocos metros está Camino Carrasco, en una zona en la que no hay casas. La oscuridad es casi absoluta y los servicios de transporte son escasos. Integrantes de nuestra agrupación le hicimos este planteo a miembros del CES y del CODICEN en el mes de diciembre de 2013, durante la elección de horas en el IAVA. ¿Era necesario que esperaran a que se produjeran inconvenientes? ¿Era necesario poner en riesgo la integridad de los compañeros?

En una situación similar se encuentra el Liceo 37. Desde las paradas de ómnibus más cercanas, el ingreso al edificio en el que funcionan las clases desde 2013 debe hacerse recorriendo 300 metros en medio de una oscuridad importante y por calles poco habitadas. El año pasado los compañeros exigieron una entrada lateral al edificio, por las que podría salirse directamente a la parada de ómnibus. Hasta ahora siguen esperando. ¿Las autoridades van a esperar a que pase algo?

En este contexto, el CES comunica que existirán dificultades en el pago de los salarios de abril a quienes no fueron ingresados en el movimiento que cada liceo envió a la División de Hacienda el 18 de marzo. Con una elección de horas que amenaza con extenderse a todo el mes de abril, este planteo resulta insostenible: ¿qué responsabilidad tienen los compañeros sobre los problemas de la Administración? Todo indica que muchos compañeros no recibirán su pago debido al cúmulo de errores del CES.

En medio de este caos, las reuniones bipartitas con los jerarcas de Secundaria no son más que charlas en las que las autoridades no plantean soluciones de fondo a ninguno de los problemas.

¡Basta ya de atacar nuestros derechos laborales!

¡Si las autoridades no están dispuestas a negociar, que se vayan!

¡Pagar su salario a todos los compañeros!

¡Ni un solo docente renunciante por incompetencia de la Administración!

¡Atender ya los problemas que se denuncian en diferentes liceos!

¡Creación urgente de cargos de portería!

 

Agrupación Liceos Populares – Julio Andreoli

Abril de 2014