Liceos Populares: Sobre borrador del CES para elección de hs

elección de horas

 

Ante la propuesta de del Consejo de Educación Secundaria de borrador de las nuevas bases para elección de horas 2014-1015 y las innovaciones que estas contienen con relación a las condiciones de trabajo y modificación de derechos laborales, la Asamblea General de ADES-Montevideo expresa la profunda necesidad de valorar algunos aspectos concretos y expresarse al respecto.

 

Entre las modificaciones más significativas que contiene el documento expresa la intención de las autoridades de impulsar la elección de horas por dos años, implementando un complejo sistema de reubicaciones y traslados para los siguientes períodos, eliminando de esta forma las elecciones presenciales, dado que se establece para ello un sistema online similar al desarrollado para los cargos de dirección en diciembre de  2012. Si bien este aspecto podría parecer positivo deben contemplarse la complejidad, lo engorroso del nuevo procedimiento y fundamentalmente evaluarse si brinda las garantías pertinentes de transparencia y cristalinidad para la designación de horas o lejos de ello podría redundar en la violación del escalafón y los derechos laborales adquiridos.

Junto con la elección de horas por más de un año y la modificación del procedimiento para cambiar de liceo, el borrador de pautas para elección de horas establece la necesidad de propender a la concentración en un mismo centro.

Se hace necesario preguntar cuál es el argumento esgrimido por las autoridades para esta transformación, el documento antes mencionado versa de la siguiente forma:

“Según los estudios realizados por este Consejo, el 84 o/o de los docentes que tienen  la unidad docente, eligen el mismo liceo año tras año, demostrando que se busca la estabilidad y se opta por trabajar en las comunidades educativas que ya se conocen y en las que se generan vínculos de pertenencia y solidaridad. Es en este sentido que se considera conveniente estudiar la posibilidad de confirmar a los docentes efectivos en sus horas de clase a quienes así lo deseen y abrir la posibilidad de solicitar la reubicación o el traslado en el período correspondiente”.

Se nos dice entonces que los grados altos confirman año tras año la permanencia en los centros en los que habitualmente trabajan pero al mismo tiempo se expresa que es para brindar estabilidad a estos docentes que se introducen las modificaciones señaladas.  El argumento resulta ambiguo y contradictorio. Desconoce que la inestabilidad laboral en el cuerpo docente no se concentra en los grados altos del escalafón sino en sus grados más bajos y, fundamentalmente, entre los docentes interinos y suplentes. Aquellos que año tras año cubren las horas vacantes por el año lectivo o por períodos dentro del mismo, quedando sujetos a un salario variante según los meses y la acumulación que pueda realizar, son quienes trabajan en condiciones de inestabilidad dentro del sistema. Son estos docentes interinos y suplentes los que adolecen de la posibilidad de elegir concentrar sus horas en un solo liceo y, en general, deben por imposición de la realidad desempeñarse en varios. En suma, respecto de este elemento de la realidad las transformaciones que desde las autoridades del consejo de Educación Secundaria se pretenden, no cambiarán las condiciones de inestabilidad en que se encuentran un amplísimo número de compañeros y generará como contrapartida nuevas dificultades y condiciones laborales adversas.

Denunciamos por otra parte la falacia de creer que la estabilidad laboral y con ella una mejor calidad de la educación pública estará dada por la permanencia en un solo centro. Por el contrario, los docentes afirmamos que no habrá estabilidad, ni “más y mejor” calidad de la educación pública,  en tanto nos veamos obligados por la fuerza de los hechos y la realidad salarial reinante a desempeñar nuestra tarea durante 40, 50 y hasta 60 horas semanales de labor

Creemos férreamente que allí donde las autoridades expresan moverse en procura de la “estabilidad docente” intentan decir “estabilidad del sistema”  o “disminución del caos administrativo tratando de designar la mayor cantidad de horas disponibles antes del comienzo del año lectivo sin importar si para ello se violentan los derechos de los docentes o el orden escalafonario vigente”. Si realmente se quisiera brindar estabilidad a los docentes y esta fuera asociada a la elección de horas se pondría fin al actual sistema de publicación de cargos durante los actos de designación (vacantes por pases en comisión, descargas por elección de horas en formación docente, que se producen en los meses de febrero-marzo.) burlándose así el escalafón y la legítima aspiración de muchos compañeros.

Hemos dejado entrever y ahora lo afirmamos sin reparos que las transformaciones previstas por las nuevas pautas de elección de horas constituyen un franco retroceso en materia de derechos. Dichas pautas implican el pasaje de horas a cargos, sea esto dicho o no explícitamente, por cuanto en la actualidad un docente elige al momento de la designación  liceo, turno y niveles en los que desempeñarse,  con las modificaciones mencionadas los profesores escogerán centro y turno de trabajo quedando los niveles sujetos a las designaciones realizadas por la dirección del  liceo en función de los docentes de asignatura y el grado correspondiente. Se pierde así el actual derecho de elegir el nivel pues si en el liceo que deseo hacerlo inicialmente no está disponible, con el actual sistema, puedo escoger otro centro para acceder al nivel deseado. Más allá de los aspectos prácticos que puedan valorarse al momento de la elección de horas todos sabemos que existe en dichas instancias un único componente pedagógico que es la opción por el nivel, en que se ha profundizado académicamente o cuya planificación se ha ahondado más que en el resto. Asimismo, sabemos que estos aspectos de formación académica y planificación no pueden desarrollarse óptimamente en paralelo con los cursos y es por ello que los docentes dedicamos a estos fines los meses previos al comienzo de clases. Sin más ahora que las autoridades se empeñan en imponer tareas en el mes de febrero y al margen de los tribunales examinadores sería deseable  recordar el fundamento inicial de este mes de trabajo: es el mes de planificación y por eso es pago.

Pero existen otras situaciones de atropello a nuestros derechos adquiridos igualmente graves con este nuevo sistema. Si la “estabilidad”, tal como la entienden las autoridades, que no es como la visualizamos los trabajadores de la educación pública,  consiste en permanecer sí o sí en un solo liceo aquellos docentes que por decisión propia han generado arraigo en más de una comunidad educativa se verán obligados a optar por una de ellas. Resignando, de esta forma, su derecho a elegir.

Asimismo, cuando un docente no solicite traslado o reubicación permanecerá indefinidamente en el liceo por el que haya optado, recordemos que las pautas modificadas no prevén otras instancias de elección de horas con la generalidad de los grupos en la bolsa, tal y como se efectúa actualmente, sino que busca suprimir este procedimiento. Así un docente grado cuatro puede aspirar indefinidamente a las horas adquiridas por un docente grado tres que no desea moverse de dicho centro y por tanto aun cuando el escalafón lo habilite no podrá hacerlo. O bien el programa informático detectará su legítimo derecho y reubicará no sabemos de qué manera al docente grado tres que detenta esas horas a cargos ocupados por otros profesores o arbitrariamente entre las vacantes. Estas son algunas cuestiones que las nuevas pautas de elección de horas no prevé, para las que no brinda respuesta pero para las que seguramente una vez implementada la propuesta en general se irán brindando respuestas arbitrarias y específicas del caso a caso como ya es tradición en la administración pública.

¿Si un docente no pide reubicación se queda en el cargo indefinidamente? ¿Qué sucede si un docente pide reubicación para un liceo que ya tiene el cargo asignado pero está antes en el escalafón que quien lo ocupa? ¿Un docente puede elegir la unidad en más de un liceo? ¿Qué sucede cuando un docente quiere variar la carga horaria ya sea aumentando o disminuyendo con relación al año anterior? ¿Se puede elegir la unidad en dos turnos o la concentración y “estabilidad” del sistema implica concentrarlas en uno solo?

Estas son algunas de las razones que nos llevan a la conclusión de que esto es “profesor cargo”  y no estabilidad laboral, es decir es la manera como las autoridades de la educación intentan aplicar algunas de las ideas originalmente esbozadas en el Pro FIME/Pro Mejora, una guiñada  a los acuerdos político-partidarios con el que el gobierno  se comprometió a espaldas de los trabajadores y la población en general.

 

Agrupación Liceos Populares – Julio Andreoli

Noviembre de 2013