Lista 1: A 50 años de la Unificación del Movimiento Sindical

El PIT-CNT inició la campaña conmemorativa de los 50 años del Congreso de Unificación Sindical, que se desarrolló entre el 28 de setiembre y el 1° de octubre de 1966, luego de dos años de haberse conformado la CNT (Convención Nacional de Trabajadores) como organismo coordinador de distintos sindicatos que habían estado años trabajando hacia la unificación de las distintas centrales sindicales, y con el Programa emanado del Congreso del Pueblo, en 1965.

Bajo el objetivo de alcanzar una sociedad “sin explotados ni explotadores” en estos 50 años se enfrentó al pachequismo y posterior dictadura, se trabajó en la ilegalidad y la clandestinidad, se luchó por la reconquista de la democracia, se movilizó al campo popular ante la arremetida neoliberal, se defendió a las empresas públicas, se trabajó en conjunto a los estudiantes, jubilados y cooperativistas, en defensa del trabajo, la educación, la salud, la vivienda, y las condiciones de trabajo y vida de nuestro pueblo.

La campaña es hasta el momento propagandística, como expectativa a una serie de charlas, debates, presentación de libros y un largo etcétera de actividades que se desarrollarán a lo largo del año como conmemoración a la fecha, en la que no solo recordamos sino  que también volvemos a comprometernos con las banderas de UNIDAD, SOLIDARIDAD y LUCHA, que no son solo una consigna, sino práctica cotidiana de nuestra principal organización sindical, con la que como docentes sindicalizados nos comprometemos y construimos día a día.

Esta unidad no excluye la lucha ideológica, hoy llamado “debate de ideas”. Hay concepciones y compañeros que cuestionan el funcionamiento del PIT-CNT a partir de tergiversaciones que inducen al error.

Sobre seguidismos y burocratismos

En la página web de ADES Montevideo aparece un artículo de opinión respecto al paro del PITCNT del 6 de abril denominado “Paro del PIT-CNT: ni seguidismo a la burocracia ni abstencionismo”[i].

 Al momento de advertir estas reflexiones firmadas por un afiliado a ADES, 3 de abril, recorrimos la web del sindicato y ni siquiera vimos el aviso del paro, donde se supone que concentraremos los trabajadores de la educación, etc. Por tanto este órgano de difusión de nuestra filial parece querer indicar que la opinión de la misma es “ni seguidismo a la burocracia ni abstencionismo” porque en la portada no se aclara que es la opinión de un compañero en particular y cuando uno abre el artículo el link que dice opiniones es minúsculo.

Se puede resumir esta opinión en los siguientes aspectos. El PIT-CNT está dirigido por una burocracia sindical que resuelve a espaldas de las bases buscando hacer “seguidismo”, cada vez hay más trabajadores que se dan cuenta de ello pero las agrupaciones del movimiento sindical “disidentes por izquierda” aún son minoría. Dentro de ADES se generan diferentes reacciones ante estos paros, los sectores “oficialistas” defienden apoyar casi en su totalidad la postura de la dirección del PITCNT, y los disidentes se preguntan si es válido el paro en estas circunstancias porque se le puede estar haciendo el juego al gobierno o a los “dirigentes oficialistas”. Unos creen, según el autor, que hay que parar especialmente porque “seríamos considerados carneros por el resto de los trabajadores” y otros no quieren parar porque sería seguidismo a la dirección burocrática pero no se plantea en las asamblea porque serían atacados abiertamente por los oficialistas de carneros y rupturistas para recuperar terreno al aprovecharse de que, aunque son cada vez menos en militancia, dentro de los afiliados el oficialismo es “claramente mayoría”.

La solución sería “construir una alternativa sin seguidismo oportunista ni abstencionismo sectario”, aprovechando las movilizaciones del PITCNT para repartir un volante propio o hacer una columna con “más reivindicaciones”. Todo ello para “sacar a las burocracias sindicales, en pos de lograr la independencia política de la clase trabajadora, en la perspectiva del surgimiento de una alternativa política de los trabajadores”.

No tergiversemos

Comenzando por el principio. La existencia de diferencias dentro del movimiento obrero no es novedad. En la década del setenta del siglo XIX Bakunin atacaba a la dirección de la Primera Internacional, donde primaban las posturas de Marx y Engels, sosteniendo las mismas consideraciones sobre la burocracia y el entreguismo (acusaba al Consejo General de autoritarismo, de querer una organización jerárquica y reclamaba la autonomía de las secciones). Uno quedó aislado con su organización conspirativa y los otros siguieron bregando por un movimiento de masas real de los trabajadores para derrocar a los explotadores, tanto en la teoría como en la práctica.

Nuestro movimiento sindical también se forjó y desarrolló en medio de la lucha ideológica, y su unidad en una sola organización conjuntó a comunistas, socialistas, anarquistas, terceristas y otras corrientes. Lo más importante era disponer de una única herramienta para multiplicar las fuerzas en torno al programa liberador encabezado por la clase obrera y los demás sectores de trabajadores, para lo cual todas las corrientes debieron ceder en algunas de sus propuestas y exigencias.

El estatuto de esta formidable herramienta, la CNT, y luego de 1985 el PIT-CNT, es el marco normativo que rige su funcionamiento, y también allí se combinó la unidad de las diversas concepciones y perspectivas políticas.

Por ello, y es algo que se reitera permanentemente, se recurre a la desinformación para sostener que las decisiones de paros y plataformas se deciden por una minoría: “la burocracia de los dirigentes del PITCNT”.

Estas decisiones se toman, salvo causas de fuerza mayor, por la Mesa Representativa donde están todos los sindicatos electos por el Congreso para conformar la Dirección. Como todos los demás el paro del 6 de abril, sus características, el orador de la concentración, fue resuelto por los representantes de cada sindicato en la Mesa, pertenecientes a direcciones electas por los afiliados a cada uno. Cada organización puede proponer la medida que sea, si le parece insuficiente la propuesta existente, y debe trasladarse a los demás para su consideración y resolución en esa misma reunión o en una Mesa posterior.

Pero además las líneas políticas generales del PITCNT se determinan en un organismo mucho más representativo, su Congreso, donde los delegados son designados por cada sindicato y casi como norma general en cada organización se respetan las ocasionales mayorías o minorías en las delegaciones.

El compañero autodenominado disidente podrá decir que no le agrada lo que se resuelve pero no es lícito soslayar el cristalino mecanismo para la toma de decisión sobre un paro y su plataforma. También el paro general parcial contra la esencialidad se resolvió en la Mesa Representativa.

PIT-CNT protagonista

Yendo al contenido. El último Congreso aprobó por la casi unanimidad de los aproximadamente mil delegados un programa y un plan de acción que propugna la necesidad de superar los actuales márgenes de dependencia económica con una transformación de la matriz productiva encabezada por el Estado y el protagonismo popular como condición para que pueda ser llevada a cabo frente al bloque de poder. Recoge las aspiraciones de los trabajadores respecto a salud, vivienda, educación (autonomía y cogobierno, 6% PBI para educación, etc.), y sostiene claramente que el estancamiento al proceso de cambios deviene en retroceso por ello con los avances registrados no alcanza.

Antes y luego del Congreso se ha denunciado y enfrentado la política del “achique”, el ataque a las empresas públicas, la suba desmedida de tarifas, las pautas restrictivas que generan rebaja del salario, se ha opuesto al TISA y a cualquier tratado por el estilo, el rechazo a la castración del FONDES, la necesidad de modificar el IRPF, la falta de política industrializadora para generar puestos de trabajo, el contenido del Presupuesto Quinquenal, proponiendo inversiones públicas y mayor asignación presupuestal para salud, vivienda y educación, se manifestó contrario al decreto de esencialidad, etc.

Pero también realizó múltiples paros parciales, un paro general de 24 horas contra las pautas salariales de los privados, que como efecto inmediato generó que para los funcionarios estatales se partiera del IPC negado para aquellos, y la política económica en general. Ha promovido la actuación de los zonales en Montevideo y de los plenarios del interior. Y todo ello resuelto en la casi totalidad de las ocasiones por la unanimidad de los sindicatos de la Mesa Representativa.

Nadie niega que hay retrasos e insuficiencias, que quizás haya que adoptar políticas más firmes en ciertos temas, que hubo errores, o ausencia de una mayor participación de sindicatos.

Sin embargo el PITCNT fue y es un protagonista fundamental en movilizaciones de masas y acciones de diverso tipo para lograr avanzar hacia las reivindicaciones de los trabajadores. Sin ser polea de transmisión de ningún gobierno pero tampoco con prescindencia de la coyuntura política, con un bloque de poder que quiere retomar el control directo del gobierno y un Poder Ejecutivo que no intenta empujar los marcos actuales del capitalismo hacia las transformaciones estructurales. Tal como se sostuvo en el último acto en el Palacio Peñarol por el compañero Gabriel “Chifle” Molina, o se avanza tomando medidas concretas que apunten a romper el techo que impone el modelo capitalista o hay un claro retroceso con la derecha más rancia retomando el gobierno, a partir de lo cual se desencadenará un ajuste de cuentas contra el pueblo, como ya sucede en Argentina.

Unidad de acción

Respecto al contenido de la plataforma del paro del 6 de abril (que también estará presente en el próximo primero de mayo), está en consonancia con las líneas que anteceden. Por más trabajo y más salario, por más y mejor inversión pública, en defensa de la negociación colectiva.

Para el articulista, colocar el tema del trabajo primero es una maniobra “seguidista” porque el gobierno sostiene que hay que cuidar el empleo en detrimento de los salarios. Pero nuevamente se incurre en soslayar la realidad para entreverar, sería seguidismo si la reivindicación por salario fuera eliminada de la plataforma. ¿Está mal pelear por tener trabajo?, ¿que figure como reivindicación no denuncia que hay pérdida de puestos de trabajo producto de la política económica?, ¿si no hay trabajo qué salario se puede pelear? La defensa de la negociación colectiva, ¿es ajena a los ámbitos donde precisamente se discuten convenios salariales? Ambas cosas van de la mano, trabajo y salario. Reivindicar mayor y mejor inversión pública apunta a fortalecer el papel del Estado frente a las políticas pro cíclicas del gobierno.

El tema de fondo es que para varios compañeros el problema es que no se quiere unidad de acción en lo que se acuerda o se resuelve en mayoría por parte de los legítimos órganos representativos del PIT-CNT. Por ello se votó en contra por la Asamblea a nuestra moción de difundir entre los trabajadores docentes los candidatos y postulados de la lista 11 del movimiento sindical al BPS. Postulados que entre otras cosas sostienen la necesidad de eliminar las AFAP de la Seguridad Social, como larga reivindicación de un trabajo que se viene llevando a cabo desde la década de los noventa. El argumento de la negativa fue que  no era la única lista, que había otra sin decir nada más. Esa “otra lista” estaba patrocinada explícitamente por el Senador Lacalle Pou, y su primer candidato era un hombre identificado claramente con el Partido Nacional, en un arco de alianzas de lo más vario pinto con el apoyo de la Unidad Popular y el ENTEJ. Por tanto lo importante era restar apoyo a la lista del movimiento sindical para darle chance a la “otra”.

Falsa oposición

Los argumentos finales del autor son los más significativos. Como se quiere tergiversar la realidad pretende, al igual que otros compañeros, dividir a los trabajadores de la educación entre “oficialistas” y “disidentes por izquierda”. Estos motes son funcionales a su retórica pero no se ajustan a lo que sucede. ¿En qué asamblea, Directiva u otro ámbito sindical los compañeros de la lista 1 se han pronunciado en contra de la Autonomía y el Cogobierno?, ¿cuándo nos opusimos a luchar por presupuesto?, ¿cuándo defendimos las políticas educativas focalizadas que no apuntan al centro del problema educativo?

Hemos bregado por impulsar una educación popular, en conjunto con el resto de los trabajadores organizados de la educación, junto a la defensa de nuestros derechos. Sin que ello impida que se señalaran que se constataron relativos avances en materia salarial y presupuestal en el primer y segundo gobierno del Frente Amplio, pero también los hemos caracterizado de insuficientes.

El objetivo de estas calificaciones es generar el “enemigo interno”, la lucha fundamental es contra el supuesto “burocratismo”, el “oficialismo”, que impide triunfar sobre el actual gobierno porque nos traiciona entregando los conflictos.

Complementariamente se quiere imponer la concepción de que luchar es igual a tomar ciertas medidas, como el paro ante cualquier circunstancia y la huelga como fin en si mismo. Como si avanzar en la educación pública y los derechos de los trabajadores sea exclusivamente un problema de qué medida se hace y cuánto se puede sostener.

Claramente hay una diferencia de método, para nosotros el avance hacia la educación popular no puede realizarse exclusivamente desde la medida sindical, debe involucrarse a grandes porciones de los trabajadores y el pueblo en general trabajando para que pasemos a la ofensiva con la Propuesta Política – Educativa de Enseñanza Secundaria de la Federación, que incluye, evidentemente, un presupuesto económico financiero asociado. Es decir, la medida sindical es parte pero no alcanza.

Esto implica, evidentemente, enfrentar al bloque de poder, porque su política educativa expresa un pensamiento antagónico con las necesidades del desarrollo productivo, justicia social y participación del pueblo, y al reflejo de éstas en el gobierno, que también rechazamos tanto en las políticas educativas como en su sustento presupuestal porque no permiten avanzar en la transformación del país.

Por supuesto que hay situaciones puntuales que ameritan tomar medidas de paralización como respuesta, pero que no estuvieran publicados los calendarios de finalización de clases no parece suficiente para recurrir a un paro de 24 horas, como fue resuelto por la mayoría de la Asamblea.

Acumulando

Pero también hay una diferencia sustancial en cuanto a la acumulación política necesaria para generar las correlaciones de fuerza para avanzar. Ante esta concepción los sectores que el articulista denomina “disidentes” elevan su voz para acusar de que no se quiere luchar. Pero cuando sostiene que hay que “sacar a las burocracias sindicales, en pos de lograr la independencia política de la clase trabajadora, en la perspectiva del surgimiento de una alternativa política de los trabajadores“, también está sosteniendo que quiere una acumulación política.

En otras instancias ha comenzado a hacerse explícito que esta es la intención, ya que en una Asamblea del Sud América el año pasado se sostuvo que el conflicto había servido para que los trabajadores se dieran cuenta que la solución estaba en la izquierda extra frenteamplista, en otra en Judiciales, cuando la mini huelga por los sucesos del CODICEN, también se afirmaba que el problema del gobierno era que ADES pertenecía a la izquierda radical.

Por ello no importa si se avanza o no, si la táctica es acertada, porque lo relevante es demostrar que este gobierno es igual o peor que los de los partidos tradicionales y por tanto la síntesis es adherir a otra acumulación política.

Como sostuvo un compañero en el local bailable, lo importante es luchar, aunque perdamos siempre. Para nosotros lo importante es generar las correlaciones de fuerza con todos los medios disponibles para avanzar, con derrotas y victorias, pero sin utilizar al sindicato para acumular para sectores políticos partidarios existentes o a crear. Lo que no significa que neguemos la organización partidaria como herramienta superior de combate por los intereses del pueblo.

Por todo eso, es que hoy más que nunca defendemos al PIT-CNT como herramienta de acumulación que nos permite una lucha unificada, en una construcción histórica de más de 50 años, una organización que se ha mantenido a pesar del fascismo, las arremetidas de la derecha y las críticas de algunos compañeros de nuestros propios sindicatos que plantean que ya no tiene vigencia. Seguimos convencidos de que los avances en las condiciones de vida de nuestro pueblo van necesariamente de la mano de la organización, la solidaridad y la lucha, del pueblo organizado y la unidad.

Y, por supuesto, una vez más convocamos a todos los trabajadores, en especial los de la educación, a asistir al 1º de mayo en forma organizada, honrando la larga lucha de los trabajadores en contra de la explotación del hombre por el hombre, saludando al PIT-CNT en su 50 aniversario, comprometidos en su construcción como herramienta. Y, como corresponde, con nuestras reivindicaciones propias (que son de todos): por una educación de cara a la emancipación del pueblo, autónoma y cogobernada, con los recursos suficientes y condiciones de estudio y trabajo dignas.

LISTA 1

 

[i] En la Asamblea del 9 de abril el autor leyó la nota por lo que también allí fue divulgada.