Nota del Núcleo Sindical del Centro de Reclusión Nº5

Montevideo, 19 de julio de 2018

 

A quien corresponda:

 

            Por la presente, el núcleo sindical de la Unidad número 5 (cnr femenino) busca hacer visibles las condiciones de estudio y de trabajo en las que estudiantes, docentes y funcionarios del centro realizamos nuestra labor, a los efectos de propiciar los cambios urgentes que exigen dichas condiciones.

En este último tiempo la población de ratas que habita la unidad ha crecido a niveles alarmantes. Estos roedores ya eran parte del paisaje que rodea el edificio, pero desde hace un tiempo se los ve cada vez con más frecuencia en el interior del mismo. El día 17 de junio un docente vio uno de estos animales en la puerta de entrada al espacio  educativo. Otros docentes afirman haberlas visto transitando por las escaleras por las que circulamos los profesores, las estudiantes y el personal que trabaja en la cárcel.

Nos preocupa enormemente el hecho de que las medidas que se han tomado hasta ahora no han dado resultado, y no parece haber perspectivas de nuevos o diferentes intentos. Las ratas son vectores de varias enfermedades con consecuencias serias (hantavirus, leptospirosis entre otras), muchas de ellas transmitidas por su orina o heces.

Somos conscientes de que nuestra labor se desarrolla dentro de una cárcel y que por lo tanto las condiciones edilicias son particulares. Sin embargo nos parece una obligación ética y profesional  denunciar la forma en que se dice cumplir con el derecho a la educación de las estudiantes del cnr femenino, así como las condiciones a las que se somete a docentes y otros trabajadores de dicho centro.

Cabe destacar que durante el año pasado, y este, se había acondicionado el espacio destinado a las clases, y que son evidentes los esfuerzos que hace el personal para lograr convertir ese sector en un lugar más apropiado. A pesar de esto, de un tiempo a esta parte asistimos a un deterioro progresivo del área educativa, algunos de los salones son extremadamente fríos debido a que las ventanas no cierran adecuadamente,  y la mayoría de los espacios presentan graves problemas de humedad.

En este momento es imprescindible preguntarse: ¿dónde está el límite entre comprender que estamos trabajando en una cárcel y ser cómplices? ¿Hasta dónde pueden tolerar los trabajadores y las alumnas estudiar en condiciones que ponen en riesgo la salud?

Desde este núcleo, parte integrante de la Comisión Nacional de Educación en Contexto de Encierro, estamos solicitando que se tomen medidas para solucionar las humedades de los salones y la invasión de ratas. Estamos denunciando así, como docentes y ciudadanos, las constantes violaciones de derechos básicos que se dan en este y otros centros penitenciarios. Aplaudimos y nos comprometemos con las acciones que promueven que el derecho a la educación de las estudiantes sea un hecho, y es por esto último que es nuestra responsabilidad como profesionales indicar que para que un ser humano pueda aprender, la violencia no puede constituirse en el contexto en el que el vínculo educativo se construya. Seríamos cómplices y víctimas de esta violencia, si hacemos silencio ante tanto riesgo sanitario, que pone en peligro a alumnas, funcionarios y docentes. Es indudable que actos violentos también son la obligación de estudiar y trabajar en salones húmedos, fríos, rodeados de ratas, respirando el aire de sus heces y orinas. La constitución de la República es clara a este respecto, en su artículo 26 expresa lo siguiente: “En ningún caso se permitirá que las cárceles sirvan para mortificar, y sí sólo para asegurar a los procesados y penados, persiguiendo su reeducación, la aptitud para el trabajo y la profilaxis del delito.” Es evidente que en esta situación, y en otras, este artículo no se cumple.

Por todo lo antes descripto, solicitamos se lleve a cabo un plan de desratización urgente y se solucionen los problemas de ventanas y humedades. En caso de volver a encontrar ratas en nuestros espacios de trabajo o sentir que la habitabilidad de los espacios es intolerable, tomaremos medidas y denunciaremos los hechos en todos los ámbitos necesarios y pertinentes (INR, Ministerios correspondientes, Comisionado parlamentario, Prensa, etc.).

Núcleo Sindical del Centro de Reclusión Nº5

Comisión Nacional de Educación en Contextos de Encierro de Fenapes – PIT-CNT