Núcleo Sindical del Liceo 50 no descarta tomar medidas ante ausencia de respuestas por parte del CES

Consejo de Educación Secundaria

Dir. Gral. Prof. Celsa Puente

Consejero Prof. Javier Landoni

Consejera Prof. Isabel Jaureguy

El Núcleo Sindical del liceo 50, reunido en Asamblea, quiere dejar de manifiesto por este medio algunas consideraciones respecto a una nueva solicitud del Consejo de Educación Secundaria.

Durante el mes de agosto el nuevo equipo de dirección traslada un planteo del CES a los docentes en el ámbito de la coordinación, su eje: lograr una “construcción colectiva” respecto al “camino pedagógico para el año 2017”. La propuesta viene impregnada de ejemplos que van desde la implementación de talleres a la posibilidad de introducir un 4to. año.

Consideramos que esta necesidad del CES de colectivizar las soluciones a su experimento Propuesta 2016, se da tras la decisión rotunda de este núcleo sindical a continuar sosteniendo dicha improvisación pedagógica. Desde principios de año hemos seguido de cerca esta situación, hemos planteado evaluaciones e informes, hasta el punto de solicitar al CES su presencia en el Centro para abordar las variadas problemáticas suscitadas por la propuesta. Es así que se pautan encuentros para el 13 de julio, con Planeamiento Educativo, y para el 20 de julio, con los tres Consejeros. A este último encuentro asisten la Consejera Jaureguy y el Consejero Landoni, quienes fijan un próximo encuentro para la siguiente semana en donde los tres Consejeros asistirían al liceo a trabajar con el núcleo sindical en una mesa de trabajo de tiempo indeterminado durante el turno vespertino. Finalmente se presentan la Consejera Prof. Isabel Jaureguy y su equipo, quienes se reúnen con integrantes del núcleo sindical y miembros representantes de directiva de ADES Montevideo, siendo abierta además a los docentes no agremiados y a funcionarios del Consejo que desearan participar. En dicha instancia se presenta un informe de 7 carillas de extensión, producto de una reflexión colectiva y ardua, informe que las inspecciones se negaron a terminar de escuchar, alegando el carácter sindical de la reunión. Tales cuerpos inspectivos se retiraran a pesar de explicitarles nuestra postura con claridad: necesitábamos presentar el informe a la Consejera, en él quedarían plasmados los escollos pedagógicos y las dudas respecto al RE.PA.G, entre otras cosas, y con posterioridad a ello contarían con su tiempo para explayarse y plantearnos sus fundamentaciones. Mencionamos escollos y dudas que aún tenemos ya que no sólo se retiraron, sino que además no han vuelto. Cuando hablamos de cuerpos inspectivos en este caso nos referimos a Estela Serventich, Margarita Brun, Margarita Romero, Lidia Barracchini y Mónica Ricamonte.

Sostenemos que son justamente los consensos los que nos permitirían llegar a buen puerto, sin embargo, no creemos que esta sea la manera ni la ocasión:

-Entendemos que la coordinación no es el ámbito propicio para esta elaboración colectiva, ya que es un espacio fraccionado y al no tener todos los actores la misma carga horaria hace que la discusión sea también fragmentaria e inconclusa. Tal propuesta merece por lo menos la realización de una sala docente para ser presentada.

-También somos conscientes de que no es profesional elaborar una propuesta pedagógica sin recurrir a materiales teóricos, debates profundos, fundamentaciones serias, acuerdos colectivos en un tiempo y espacio acordes a un proyecto de tal magnitud. De ese modo reproduciríamos lo que criticamos a Planeamiento Educativo –una propuesta educativa construida en 1 mes con 8 aportes bibliográficos-. Aunque el compromiso por los estudiantes nos presione y el tiempo apremie, no vamos a caer en tal situación de ninguna manera.

-Tampoco somos desmemoriados, esta situación ya la vivimos en 2015. El equipo de dirección de aquel entonces, en medio de un proceso de investigación administrativa, realizó el mismo planteo: dar una respuesta inmediata al CES sobre el plan que aplicaría el liceo al siguiente año, esto significaba optar por los planes 2009 o 2013 (que serían adaptados para Ciclo Básico). La sala docente de aquel entonces se pronunció a favor del plan 2013 y, sin embargo, el CES impone la Propuesta 2016 basada en el plan 2009, al tiempo que la investigación administrativa se detiene.

-Por otro lado, no percibimos señales claras de que nuestros planteos sean valorados y tomados en cuenta realmente. En la visita de Planeamiento Educativo a nuestro Centro, ordenada por las autoridades del CES, ante la pregunta respecto a si ellas recogerían nuestros planteos, ya que nosotros teníamos propuestas específicas que datan desde el año 2009, la Sra. Inspectora Margarita Romero respondió: “No es posible un diseño curricular para cada institución, lo que pueden hacer es retroalimentar nuestra propuesta 2016”. Dejó más que claro lo que ya suponíamos, a este equipo se le paga un salario para que elabore, monitoree y evalúe planes y no está dispuesto a incorporar las ideas de los docentes que son los que están directamente involucrados (a no ser que estas ideas coincidan con sus planes).

Tal como lo planteaba Ana Zabala respecto a aquello que ha caracterizado a las Políticas Educativas del Estado Uruguayo en las últimas décadas: “… es una lógica totalitaria, y posiblemente la más antidemocrática que se pueda pensar. Es claro que no aparece tan burdamente en los hechos y en las palabras oficiales, sino que siempre aparece disfrazada de participativa (alusiones a las asambleas docentes, por ejemplo), consultiva y otras ornamentaciones democratizantes, siempre y cuando estas sean complacientes. No resisten ni la contradicción, ni el diálogo genuino, por lo tanto de democráticas ni un pelo”[1].

Esto es consistente con la realidad, ya que no existe autonomía ni cogobierno en Educación Secundaria, hoy por hoy la Enseñanza Pública se circunscribe al plano político-partidario del gobierno de turno, al mercado y su interjuego de intereses de unos pocos. Cuando pase a ser un asunto político-académico, podremos tener la potestad para definir el sentido de la enseñanza, su finalidad, el currículo, etc. Y allí estará este Núcleo para acercar sus aportes.

En la coyuntura definida en los párrafos anteriores, decidimos sostener los planteos y exigencias de los últimos años. Por tanto, para el camino pedagógico del 2017 exigimos:

  • La extensión de la Reformulación 2006, para todos los grados y grupos del liceo 50 (cualquier modificación del Plan debe ir acompañada de una evaluación seria, con fundamentos pedagógicos).
  • Equipo multidisciplinario integrado por Psicólogo, Trabajador Social, Educador Social y Psicopedagogo.
  • Tutorías.
  • Grupos de no más de 20 estudiantes
  • Recursos didácticos.
  • Portería todos los días del año, todo el año.

Este colectivo continuará atento a cualquier tipo de reforma, que vaya en detrimento de una Enseñanza Pública de calidad, no descartando tomar medidas ante la continuación de la ausencia de respuestas, a setiembre, por parte del CES frente a las problemáticas de la Propuesta 2016, así como ante la intención de continuar con este experimento pedagógico u otro similar.

Núcleo Sindical ADES-ATES Liceo 50 -Casabó-.

[1] Zabala, Ana: “Yo mando, tú enseñas, él aprende. El poder y el no poder del Estado en materia educativa”, 2001 Libro: Educación Secundaria. La Reforma impuesta. Diez visiones críticas. p.: 149 – 150, Editorial: FENAPES. Montevideo. Uruguay