Núcleo Sindical del Liceo Bauzá denuncia inicio de cursos caótico y se declara en alerta

Consejo de Educación Secundaria:

El Núcleo Sindical del Liceo 6 “Bauzá”, reunido en sucesivas asambleas interturno, resuelve:

  1. Denunciar que el inicio de los cursos en nuestro centro ha sido, como lo ha caracterizado la FeNaPES, un “caos”:

  • Al lunes 6 de marzo, fecha en que debían comenzar las clases, había 1078 alumnos asignados para los 29 grupos de cuarto año de los turnos diurnos (matutino, intermedio y vespertino), a razón de 37 estudiantes por grupo. Más de la mitad de ellos no habían registrado aún su inscripción, proceso que continuará hasta -por lo menos- el próximo viernes 24 de marzo. Comenzamos las clases con un promedio de cinco a diez estudiantes por grupo, y cada día se han ido sumando dos o tres nuevos. En consecuencia, ha sido completamente imposible el inicio real de los cursos.

  • Al martes 14 de marzo, el número de estudiantes asignados a los grupos de cuarto año aumentó, de tal forma que ya han confirmado su inscripción un promedio de 36 alumnos por grupo, y aún hay aproximadamente 200 que pueden pedir la inscripción. Si tan sólo la mitad de estos potenciales alumnos confirman su inscripción en los próximos días, llegaremos a 40 estudiantes por grupo.

  • Nos preguntamos, ¿cuál es el cupo que el Consejo de Educación Secundaria ha dispuesto para los grupos de cuarto año de nuestro liceo? A juzgar por los datos de estudiantes asignados, se ha fijado un cupo de 45 estudiantes por grupo. Entendemos que tal disposición constituye un atentado contra el derecho a la educación de los estudiantes y contra las condiciones de trabajo de los funcionarios docentes y no docentes. Reiteramos nuestra exigencia pedagógica de 25 estudiantes por grupo.

  • A la fecha, han confirmado su inscripción en los cursos de quinto año un promedio de 35 estudiantes por grupo en las orientaciones científica, biológica y artística.

  • El número de estudiantes que ha confirmado su inscripción en el centro comienza a desbordar nuestra infraestructura, especialmente en lo que refiere a la cantidad de bancos por salón y cantidad de servicios higiénicos por estudiante.

  • Los estudiantes de bachillerato ven vulnerado su derecho a la educación cuando la Oficina Reguladora los inscribe en nuestro liceo para cursar quinto o sexto año pero los envía a otros liceos a recursar asignaturas pendientes de aprobación de los cursos anteriores. Eso se llama falta de planificación.

  • Dado que la Administración no ha aplazado el inicio de los cursos, los estudiantes son distribuidos en los grupos a medida que se inscriben; de esa forma, se impide la aplicación de un criterio pedagógico para el armado de los grupos, que atienda a condicionamientos horarios, calificaciones de promoción, asignaturas pendientes de aprobación, antecedentes de repetición y/o abandono, dificultades de aprendizaje diagnosticadas, etc. Así, es muy probable que la forzosa improvisación con que se diseñan los grupos se traduzca más adelante en bajos desempeños académicos.

  • Los docentes adscriptos han estado trabajando casi exclusivamente en la atención a las decenas de estudiantes que, junto a familiares, durante todo el día forman largas colas frente a la administración para confirmar su inscripción y que se les asigne un grupo que les permita comenzar las clases. Tal situación ha colocado a los docentes adscriptos en una situación de extrema vulnerabilidad laboral, pues, además de inscribir, son abordados por estudiantes y profesores que necesitan informaciones que sólo los adscriptos manejan y que hacen a la organización institucional.

  • Denunciamos que la Oficina Reguladora dirige estudiantes a nuestro liceo a pedir una nota escrita indicando que hay cupos disponibles para inscribirse, para luego regresar a la Oficina Reguladora y que esta otorgue el pase. Denunciamos que este procedimiento constituye un destrato hacia los estudiantes y sus familias, que son obligadas a ir de un lugar a otro para lograr el acceso al derecho a la educación.

  1. Ante el trascendido de que la Administración maneja la posibilidad de crear nuevos grupos en nuestra institución, señalamos que no disponemos de salones que lo permitan. Dado que tenemos un régimen de tres turnos diurnos, algunas horas de clase se colocan antes o después del horario de cada turno, por lo que los salones que están vacíos en algunos horarios, son usados en otros para atender la superposición de grupos de diferentes turnos. Además, atendiendo a la situación antes descripta, crear grupos supondría la necesidad de rearmar buena parte de los horarios de clase, lo cual exigiría suspender los cursos, y ello supondría una contradicción con el actual proceder de la Administración, que no ha dispuesto aplazar algunos días el desarrollo de las clases para poder atender a criterios pedagógicos en el armado de los grupos.

  1. A la espera de los planteos que realice el Consejo de Educación Secundaria en el ámbito de negociación con representantes de la FeNaPES el día 15 de marzo, nos declaramos en alerta y no descartamos la adopción de medidas de lucha en una nueva asamblea de nuestro núcleo sindical.

Sin otro particular, saluda atte

Núcleo Sindical del Liceo Bauzá

ADES Montevideo

FeNaPES / PIT-CNT