Proclama de la caravana contra la minería en Pajas Blancas

Quisiéramos llamar la atención de los presentes unos minutos para hablar de un problema que nos afecta a todas y todos.
Sabemos que problemas sobran… también sabemos que para afrontar los problemas que no tienen dimensión humana, como el que nos nuclea hoy aquí, no hay otra forma que buscar las soluciones colectivamente, por eso es que nos hemos juntado y conocido los y las vecinos que sentimos es crucial para nuestra vida que el proyecto que se ha dado en llamar Por los Caminos de la piedra, de IMPRA s.a, no se instale en Pajas Blancas como pretende.
“De rebote” nos fuimos enterando del proyecto de instalación de una empresa que pretende extraer roca granítica para caminería (presuntamente vinculado al proyecto de la regasificadora en Santa Catalina y la rambla de la costa oeste.)
Lejos de ver un “progreso” en dicho proyecto, o generar fuentes de trabajo, vemos peligrar drásticamente los recursos naturales, y también el sustento de muchas personas de la zona, como ser la pesca artesanal, la producción agrícola, el aire, la apicultura… vemos tristes e indignadas, la seria posibilidad de contaminación de los cursos de agua de los que se nutren muchas familias, productores, incluso las empresas Cascada y Sirte, que hace 100 años existe.
Se nos venden como “progreso” proyectos que solo beneficia a una empresa millonaria y en contraparte, devastan no solo los recursos naturales, si no directamente la vida misma de todos los que habitan la zona.
Vemos día a día, la situación del río Santa Lucia, o las hermosas playas de la ciudad de Montevideo envenenadas a tal punto que se prohíbe su uso y disfrute.
Creímos en la necesidad de juntarnos de forma abierta, como una asamblea donde todas tenemos la misma voz y tratamos de llegar a acuerdos comunes, ejercitando la comunicación y la capacidad de acción colectiva. Aprendiendo a trascender la incomunicación a la que nos quieren acostumbrar. Intentando no enterarnos de lo que nos pasa por la televisión.
En las distintas asambleas, a las que convocamos a todas y todos los que quisieran acercarse, sentimos el impulso de salir a cuestionar y frenar este proyecto que estamos convencidas, solo traerá perjuicios.
Se han realizado casi una decena de asambleas, en la que nos hemos informado, hemos discutido y evaluado. Planificamos, y realizamos, solo obligadas por nuestra propia determinación.
Hemos recorrido los intricados caminos de las instituciones estatales, en busca de respuestas, información y alguien que se hiciese responsable del tema. Hemos encontrado, una preocupante situación, un supuesto desconocimiento acerca de proyectos que necesariamente implican la aprobación de los organismos estatales y que ya han sido presentados, que están en estudios previos a su aprobación y sin embargo…nadie sabe mucho.
Como botijas chicos que se pasan la pelota unos a otros…
Hay que decirlo… todos los dedos apuntaron hacia Daniel Martinez, el intendente, sin la aprobación de quien, el proyecto no podría instalarse.
También fuimos a golpear su despacho. Pero fue recién hace un par de días, cuando ya las vecinas hicimos manifiesta nuestra intención de salir a la calle a manifestarnos que apareció una apresurada reunión. Así mientras toda la costa montevideana colapsa por la contaminación del agua, el intendente está de vacaciones
… seguramente NO en las costas de Montevideo.

La minera IMPRA SA, de capitales extranjeros, pretende explotar durante 20 años la extracción de 350 mil metros cúbicos de roca granítica en bloque y alterada, utilizando un explosivo altamente contaminante, NITRATO DE AMONIO Y GASOIL, a cielo abierto, movilizando alrededor de 50 camiones por día y varias explosiones por semana, cambiando drásticamente las características paisajísticas y territoriales de la zona. Afectando también,las rutas migratorias de aves, impidiendo el desarrollo de la apicultura, contaminando los cultivos…

Así como en los años 90 sufrimos el neoliberalismo y el afán privatizador, hoy, el progresismo en su afán desarrollista, deja de lado cualquier preocupación por la conservación de la naturaleza y subasta nuestra tierra a inversores extractivistas, que no tienen como pagar el daño que causan.
Creemos que somos nosotros los que tenemos la capacidad de organizar nuestra forma de vida, de garantizar nuestra supervivencia frente a las amenazas de los grandes negociantes de la vida. Lamentablemente sabemos, que si nosotros no defendemos nuestras elecciones vitales, nuestros valores, sino defendemos nuestro territorio, nuestro aire, nuestra agua, nuestra producción, nadie lo hará desinteresadamente por nosotros. No olvidemos que los “representantes” también representan los intereses de los que financian sus campañas electorales, y ahí la gente humilde…parece que no cotiza…
Por eso quienes habitamos estos territorios que están detrás del cerro, nos convocamos en asamblea de vecinos y vecinas de Pajas Blancas, creemos en la importancia de juntarnos para defendernos de los proyectos que nos afectan directamente, ya que el apoyo que podamos tener de los despachos estatales es circunstancial según los internes de turno del gobierno y nuestras problemáticas y preocupaciones escondidas y manipuladas.

Hoy, es un 17 de Enero, acá en este lugar hermoso playa de Pajas Blancas, son días en que lo que menos queremos es pensar en problemas.
Pero si no le dedicamos un poco de tiempo a defendernos de estos emprendimientos que buscan el lucro individual y no el beneficio colectivo, nos pasearan de mostrador en mostrador hasta que el problema sea ya una realidad irreversible.
Los problemas, por definición, tienen solución, en cambio la devastación irreversible NO!

La vida no se negocia!
El Oeste movilizado se defiende!
Participa de la Asamblea
Asamblea de Pajas Blancas!!

pajas blancas