Resoluciones Asamblea ADES 06/06/15

Moción Nº 1:

ADES Montevideo rechaza el concepto de “salario variable” que aparece en el “quinquenio de los aprendizajes” emanado del CES, que está en concordancia con el criterio planteado por la OPP de “promover la gestión por resultados”. No aceptaremos un salario mayor por trabajar en los liceos de los barrios más pobres. Reivindicamos, una vez más, que a igual tarea, igual remuneración; y exigimos una mejora urgente de las condiciones de trabajo y estudio, siendo este el camino hacia la justicia social.

AFIRMATIVA

Moción Nº 2:

La Asamblea General de ADES Montevideo resuelve:

  • Su rechazo en general al documento central de cara al XII Congreso del PIT-CNT.
  • Su rechazo a la propuesta de reforma de los estatutos del PIT-CNT, por estar en desacuerdo:
  • Con sus contenidos, que verticalizan la toma de decisiones, otorgando “superpoderes” al Secretariado General y dejando con un rol meramente testimonial a la Mesa
  • Con la metodología adoptada para su representación, que no se ha nutrido de la discusión en los diferentes sindicatos y no ha respetado los tiempos de que necesitamos los trabajadores para procesar temas de vital importancia para nuestra organización sindical.

AFIRMATIVA

Moción Nº 3:

Convocar a todos los delegados de la FENAPES a buscar los mayores acuerdos a los efectos de tener la mayor incidencia posible al realizar propuestas de caracterización crítica de la etapa y adopción de estrategias de lucha en defensa de los derechos de los trabajadores.

AFIRMATIVA

Moción Nº 4:

La Asamblea General de ADES Montevideo resuelve acompañar con su firma la siguiente Declaración Pública acerca del acuerdo entre el Plan Ceibal y ANEP con la empresa Google, a la que ya suscriben individuos y organizaciones relacionados a la Educación y la Tecnología:

Como docentes, investigadores y profesionales dedicados a la Educación y la Tecnología, ciudadanas y ciudadanos uruguayos, queremos manifestar públicamente nuestra preocupación sobre el acuerdo promovido desde el Plan Ceibal y la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) que posibilitaría el uso de sistemas de comunicación y almacenamiento ofrecidos por la empresa Google a estudiantes y docentes del Sistema Educativo Uruguayo, tanto público como privado.

A través de este acuerdo, la ANEP y Ceibal promueven que la información personal que se genera en el uso de estas herramientas por parte de profesores, estudiantes, jóvenes y niños, quede almacenada en servidores que están fuera del Uruguay y en la órbita legal de los EEUU, fuera de la Jurisdicción Nacional y de la competencia de nuestros jueces.

La revelación de la vigilancia generalizada en Internet llevó al estado uruguayo a asegurarse que la Administración Pública utilice únicamente recursos informáticos soberanos, situados en el territorio nacional. Así como el decreto 92/014 (1) considera las comunicaciones del Estado central dignas de protección, nosotros consideramos que los mismos derechos  deberían ser extendidos, por parte de las autoridades de toda la Educación Pública, a quienes estudian y trabajan en ella.

Hasta el momento no existe información clara, ofrecida institucionalmente a la ciudadanía, respecto a:

1- cómo se tomó la decisión;

2- qué políticas educativas y tecnológicas justifican esta decisión;

3- quiénes participaron de la toma de decisión;

4- en qué órganos de gobierno fue refrendado;

5- cuáles son los alcances del acuerdo;

6- cuáles son las etapas y compromisos que involucra a corto y mediano plazo, desde el punto de vista institucional, pedagógico, económico y tecnológico;

7- cuáles son las políticas respecto a la privacidad de los datos personales, y en particular de los datos sensibles, que se han tomado para preservar la integridad de los usuarios.

La falta de claridad en cuanto a los fundamentos pedagógicos de la decisión genera serias dudas respecto a los supuestos beneficios que el uso del sistema de comunicación y almacenamiento de Google aportará al Sistema Educativo.

Estos beneficios no son evidentes en lo que respecta a lo estrictamente educativo. Según declaraciones del Presidente de ANEP, Prof. Wilson Netto, con esta iniciativa se “están explorando nuevas formas de construir aprendizajes”, haciendo hincapié en que los servicios contratados no tendrán costo para el Estado ni para los usuarios (2). No parece sin embargo bien fundamentado el uso de las herramientas de correo y almacenamiento en nube de Google como tecnologías educativas, ya que de por sí no lo son.

Por otra parte, de acuerdo a la noticia compartida en la página del Plan Ceibal, el acuerdo incluiría también el acceso a contenidos educativos de la tienda on-line Google Play for Education (3). Las aplicaciones educativas de dicha tienda de Google sólo pueden ser instaladas en dispositivos comercializados o autorizados por Google (4). ¿Cómo se podrá acceder a los contenidos de Google Play for Education desde los dispositivos que Ceibal ha distribuido hasta ahora?

Los beneficios para el país no quedan claros, pero sí pueden identificarse los beneficios que este acuerdo le aporta a la estrategia comercial de Google. Es conocido que el modelo de negocio de Google se basa en la entrega de servicios gratuitos a cambio de datos que serán usados para generar perfiles de usuario de forma automatizada y, en base a cada perfil, ofrecer publicidad de diferentes formas.

Google ha enfrentado en los últimos años numerosas demandas en los Estados Unidos por violación de leyes federales (Family Educational Rights and Privacy Act, FERPA) que involucran la privacidad de los estudiantes usuarios de la plataforma Google Apps for Education. En particular se constató que la mencionada empresa procesaba los correos electrónicos de los estudiantes, para luego ofrecerles publicidad personalizada (5), pese a que esta funcionalidad estaba deshabilitada en la mencionada plataforma.

Eric Schmidt, presidente de Google, declaraba: “Si haces algo que no quieres que nadie sepa, quizás ante todo no tendrías que estarlo haciendo” (6), equiparando así el ejercicio de la privacidad con una presunción de culpabilidad. Nos parece importante romper con la lógica de lo impuesto, de que la privacidad no es un bien, del “yo no tengo nada que esconder”. Es deber del Estado no sólo defender este valor, sino también educar en las consecuencias del uso de las tecnologías. El Presidente del Plan Ceibal, Ing. Miguel Brechner, ha manifestado públicamente su desconocimiento respecto al uso que Google hará de todos los datos que generen los usuarios y de cuáles serán las garantías que esta empresa brindará al cúmulo de datos personales de nuestros estudiantes y docentes (7). Hacemos particular énfasis en lo preocupante de estas declaraciones, provenientes de un jerarca del gobierno y referente en temas tecnológicos.

El Ing. Brechner argumenta que la adopción de las  herramientas de Google será un acto voluntario de los usuarios (8), y  con este argumento parece eximir de responsabilidad institucional en los  alcances de este acuerdo al Plan Ceibal y a la ANEP. Aunque  desconocemos los términos y condiciones negociados en este caso  particular, sabemos que la forma de operar usual de Google consiste en  que cada usuario deba aceptar un contrato de adhesión, que Google se  reserva el derecho de  modificar, y que no es negociable. Esto dejaría a  los usuarios a merced de las condiciones que imponga la empresa, y a  Ceibal y ANEP en el rol de simple intermediario técnico.

Resulta evidente que no es lo mismo el uso individual de las herramientas de Google que su impulso a nivel institucional y estatal. En este caso estamos ante un acuerdo que propicia el uso de las herramientas de Google en el sistema educativo de todo un país. Pretender que el uso o no del servicio, la aceptación o no de las condiciones del  mismo, es un acto voluntario del niño o de sus padres es una falacia y una renuncia del Estado a asumir sus responsabilidades respecto a las herramientas que promociona, en particular en términos de autodeterminación informativa y, por ende, de garantías a los ciudadanos.

En lugar de destinar recursos para impulsar el desarrollo local de un  sistema contextualizado a las reales necesidades de nuestra educación -definidas por expertos en pedagogía-  con almacenamiento de los datos en territorio uruguayo y bajo  la  protección de las leyes de nuestro país, preservando la privacidad  de los usuarios, se opta por una solución engañosamente rápida y  gratuita en términos monetarios, que tiene como resultado la cesión de los datos de los usuarios a una  empresa multinacional. Nos preguntamos, por lo tanto, si existen en realidad políticas definidas en términos de educación y soberanía tecnológica.

Desde el Plan Ceibal las cuestiones de selección de herramientas tecnológicas se ha tratado desde una visión pretendidamente “neutra”, sin embargo, la tecnología no es neutra; implica una elección de principios y tiene consecuencias que van más allá de su funcionalidad o gratuidad. Creemos que llegó la hora de pensar el tema desde una concepción de  políticas institucionales de Estado o, cuando menos, a nivel de la Educación Pública, con énfasis en educación y soberanía tecnológica y el cuidado de los datos.

Mientras tanto, resulta imprescindible que exista una discusión pública sobre las siguientes preguntas: ¿Se ha estudiado la posibilidad de utilizar, extender o construir una plataforma nacional o regional que provea servicios similares? ¿La ANEP tendrá control sobre el uso de los contenidos y datos alojados en la plataforma de Google Apps for Education?, ¿Cuáles son los beneficios que el uso de los servicios de Google aportarán al Sistema Educativo? ¿Es posible auditar a Google? ¿Existe riesgo de que este acuerdo derive en que las políticas tecnológicas de nuestro Sistema Educativo se hagan dependientes de Google, desde las herramientas de comunicación hasta las aplicaciones educativas y las laptops? ¿Qué políticas de  inclusión de tecnología en educación queremos implementar a nivel país? ¿Quién debe decidir estas cuestiones?

Dejamos planteadas todas estas preguntas, esperamos que se reconsidere la decisión tomada y solicitamos que se habilite una instancia de discusión del tema a nivel institucional y ciudadano.

CITAS:

(1) http://archivo.presidencia.gub.uy/sci/decretos/2014/04/cons_min_827.pdf

(2) http://www.presidencia.gub.uy/sala-de-medios/videos/anep-plan-ceibal-acuerdo-apps-google

(3) http://www.ceibal.edu.uy/art%C3%ADculo/noticias/institucionales/Lanzamiento-Google-Apps-for-Education-para-estudiantes-y-docentes

(4) https://www.google.com/edu/products/devices/

(5) http://safegov.org/2014/1/31/google-admits-data-mining-student-emails-in-its-free-education-apps

(6) Citado por https://aralbalkan.com/, 21’30” en el video “The Camera Panopticon”

(7) https://twitter.com/mbrechner/status/602572219923959808

(8)  Miguel Brechner (presidente del Plan Ceibal): “Es muy importante que no haya obstáculos para el uso de la tecnología”. En Perspectiva, mayo 25,  2015. http://www.enperspectiva.net/en-perspectiva-radio/entrevistas/miguel-brechner-presidente-del-plan-ceibal-es-muy-importante-que-no-haya-obstaculos-para-el-uso-de-la-tecnologia/

AFIRMATIVA

Moción Nº 5 

La Asamblea General de ADES Montevideo declara públicamente el rechazo al acuerdo ANEP – Plan Ceibal – Google, ya que este acuerdo:

  • Entrega el conjunto de los datos de nuestros estudiantes a una empresa multinacional que ha sido recientemente acusada, en acuerdos similares, de facilitar los datos a terceros sin respetar las garantías legales previstas.
  • Conduce al Sistema Educativo a no promover la protección de los datos personales, resguardada por el orden jurídico nacional.
  • Se realiza sin consulta previa a los directamente interesados (estudiantes y docentes del sistema educativo público) y sin tomar en cuenta sus verdaderas necesidades.
  • Implica la renuncia a la creación de una plataforma nacional de trabajo académico en donde se puedan alojar con garantías los datos de los usuarios y se puedan desarrollar las herramientas de aprendizaje que los docentes consideren necesarias y convenientes.
  • No se sostiene desde el punto de vista pedagógico, ya que los productos que aportaría a los estudiantes y docentes son espacios de almacenamiento y casillas de correo electrónicas. Considerando la infraestructura en telecomunicaciones con que cuenta el país y los equipos que el Plan Ceibal ha distribuido tanto a estudiantes como a docentes, ya es posible desarrollar, destinando los recursos adecuados, las herramientas que este acuerdo propone sin necesidad de entregar los datos a la multinacional.
  • Pretende ser defendido por el Presidente del Plan Ceibal al argumentar que estas herramientas no son de uso obligatorio y que quienes deseen proteger sus datos simplemente no deben trabajar con ellas. Los docentes entendemos que las herramientas deben ser accesibles para los estudiantes y no debe contraponerse el derecho a estudiar con el derecho a la protección de los datos personales. Además, comprendemos que las herramientas tecnológicas, para ser utilizables en el aula, deben ser pensadas a priori para todos los estudiantes.
  • No promueve la independencia tecnológica ni el desarrollo de conocimiento a nivel local.
  • Implica opciones a nivel de los equipos que se distribuirán a los estudiantes y docentes que nos volverán más dependientes tecnológicamente y con menos posibilidades de elección en cuanto al software a utilizar, ya que se utilizaría software propietario en los sistemas operativos, con los múltiples inconvenientes en lo que respecta a la seguridad, flexibilidad, y posibilidades pedagógicas de este software.
  • No es una herramienta creada a partir de las necesidades educativas, sino frente a la oportunidad que representa aprovechar una oferta aparentemente atractiva pero que, en realidad, viola derechos elementales, como la protección de los datos.
  • Permite visualizar serias carencias en la definición de políticas educativas con relación al desarrollo tecnológico, pues se apuesta a explotar comercialmente nuestros datos y no a responder a las necesidades de nuestro sistema educativo.

AFIRMATIVA

Moción Nº 6:

Asamblea General de ADES Montevideo resuelve convocar a los colectivos que están trabajando en la problemática de Educación y Tecnología para generar un espacio de reflexión colectiva.

AFIRMATIVA

Moción Nº 7:

ADES Montevideo expresa su preocupación en relación a la última Circular aprobada por el CES por lo cual se confirman para el año 2016 algunos cargos de docencia indirecta (se excluye dirección, subdirección, adscriptos y preparadores). Recordamos que desde el sindicato defendemos la estabilidad laboral pero con concursos de efectividad. Confirmar a los interinos nuevamente implica impedirles concursar o ser ordenados en una nueva lista. Además, se vuelve a excluir de los llamados a interinatos para el año 2016 a los adscriptos, trabajadores que han sido postergados desde el año 2010.

Además, rechazamos como función de la CODED evaluar méritos para cualquier llamado que el Ces resuelva realizar.

Por lo anterior ADES Montevideo resuelve:

  • Exigir un nuevo llamado para el desempeño de cargos de adscripción para el año 2016.
  • Rechazar la confirmación de cargos de docencia indirecta y exigir un nuevo llamado.
  • Expresar su profunda preocupación sobre la intención del CES de solicitar al CODICEN se modifique el Estatuto del Funcionario Docente. Por lo planteado hasta el momento, las autoridades continúan avanzando en su intención de que la elección de docencia directa sea por más de un año, de ahí la intención de la modificación planteada anteriormente.
  • Recordar nuevamente al CES que las condiciones de trabajo deben ser negociadas con los trabajadores.
  • Trasladar esta moción a la AGD para su consideración.

AFIRMATIVA