Resoluciones de la Asamblea General de ADES Montevideo: 9 de abril de 2016

Moción 11

ADES Montevideo emite la siguiente declaración pública, la cual será difundida a través de nuestra página web y redes sociales, y enviada a los medios de prensa con los que se tenga contacto. También se enviará a sindicatos y gremios estudiantiles, pidiéndoles difusión de la misma.

Sobre la manipulación de la información

En la última semana, el diario El País ha difundido declaraciones de los consejeros de Secundaria, incluida la consejera electa por los docentes, obtenidas de una reunión privada del Consejo. Esto implica que se grabó una conversación privada y se le entregó a un medio de prensa o, peor aún, que se realizó algún tipo de escucha.

Ante estos graves hechos, complementando las acciones y declaraciones realizadas desde FENAPES, la Asamblea General de ADES Montevideo quiere expresar a la opinión pública:

  1. Hasta la fecha, ni el CES ni el CODICEN se han pronunciado sobre esta grave situación, lo cual sólo puede aumentar las sospechas del cuerpo docente frente a su actitud.
  1. Este tipo de cosas sólo complican aún más la relación entre las autoridades de la educación y los sindicatos, e incluso dificultan en extremo el relacionamiento y la confianza entre los propios miembros del Consejo.
  1. El día 4 de abril, la consejera Jaureguy realizó una conferencia de prensa, en conjunto con el sindicato, denunciando la gravedad de que una reunión privada fuera grabada y difundida sin el conocimiento de todos los involucrados. Al día siguiente, El País publica un artículo aludiendo a la conferencia (titulado “Secundaria dividida por falta de confianza, dice consejera”), en el cual no se hace ni una mínima referencia a la denuncia central de esta, contando las cosas “por la mitad”.
  1. Estos hechos se suman a varios casos de información sesgada, o directamente falsa, difundida por ciertos medios (obviamente no metemos a todos en la misma bolsa) y las autoridades.

Por lo tanto, rogamos a la población que no crea ciegamente cualquier cosa que se diga en la prensa acerca de la educación y sus sindicatos y gremios estudiantiles, y que escuche también la campana de quienes día a día sostenemos la educación.

Afirmativa

Moción 2

A un mes del inicio de los cursos, denunciamos que, una vez más, las autoridades de la educación han incurrido en una importante falta de organización en aspectos medulares del funcionamiento de los centros de enseñanza secundaria. A modo de ejemplo, podemos señalar:

  • Fecha completamente inapropiada para comenzar las clases, pues para cientos de docentes el 1° de marzo es el primer día de trabajo en un liceo; particularmente compleja es esta situación para directores y adscriptos.
  • Modificación discrecional de los días y horarios de funcionamiento de los liceos en relación a lo publicado al momento de la elección, forzando a los docentes a no poder desempeñarse en sus funciones y generando, en consecuencia, muchas horas de clase perdidas.
  • Arbitrariedades en la confección de los horarios docentes, debido al desconocimiento de criterios pedagógicos y la no consideración de las aspiraciones de los trabajadores.
  • Presiones de parte de algunas direcciones liceales para que renuncien a su trabajo los docentes que plantean superposiciones horarias que son responsabilidad de la Administración Pública.
  • Sistema de duplas y tríos pedagógicos impuesto sin previa consulta y de manera improvisada, atentando gravemente contra el desarrollo de los temas y problemas planteados en los programas de estudio por la propia Administración.
  • Grupos superpoblados, con 35 y más estudiantes, en salones pequeños con mala ventilación y pésima acústica; además del perjuicio que ello implica sobre los procesos de aprendizaje, este hecho acarrea ciertos problemas de salud laboral que sufrimos los trabajadores de la educación, muy especialmente los asociados a patologías de la voz, stress y síndrome de burn out, entre otros. Vale aclarar que en muchos casos las situaciones de superpoblación se han agravado por la ineficiencia de la Oficina Reguladora al no contemplar a los alumnos recursantes como parte de un grupo.
  • Priorización de la retención de los estudiantes sobre la prevención de conflictos y el vínculo con las familias, descentrando la función política que exigimos para todo liceo: formar sujetos críticos que sean protagonistas de la historia y sus transformaciones.
  • Sobrecarga de tareas a los profesores adscriptos, muchos de los cuales son forzados a trabajar con 150 estudiantes; por más que los adscriptos, con el compromiso y profesionalismo que los caracteriza, hagan su “máximo esfuerzo”, no lograrán hacer de las “horas libres” un “tiempo pedagógico” cuando tienen dos o tres grupos sin profesor.
  • Desconocimiento de la obligación de negociar con el sindicato en la Comisión Departamental de Elección-Designación de Montevideo, debido a que se procede a realizar convocatorias sin atender las objeciones que manifiesta la representación sindical.
  • Aspectos de la elección de horas continúan siendo caóticos debido al desconocimiento de las posiciones del sindicato y al ocultamiento de la información necesaria para la planificación del acto eleccionario.
  • Imposibilidad de cubrir las vacantes de cientos de grupos en todo el país, debido a que el apuro por comenzar los cursos el 1° de marzo llevó a que los docentes organizaran sus actividades de tal forma que ahora les resulta imposible tomar más horas: 15 mil horas nunca fueron asignadas, y más de 20 mil horas no pudieron ser ejercidas por sus titulares debido a problemas de la Administración.
  • Vacantes cubiertas mediante horas de apoyo, que violentan los derechos laborales al no respetarse el ordenamiento escalafonario para el acceso a los cargos y las horas, y dejan de manifiesto la existencia de dificultades de funcionamiento en los liceos durante las primeras semanas de clase, que son, precisamente, las más sensibles.
  • Pérdida de miles de horas de clase durante las primeras semanas del año lectivo debido a una caprichosa decisión de las autoridades de la educación de reducir los liceos a espacios de recreación; es cierto que el ingreso de los estudiantes a la enseñanza media debe ser un momento agradable, pero prolongar las actividades recreativas durante semanas va en contra de la intención fundamentalmente educativa de la institución liceal, además de ir en desmedro del tiempo que se puede dedicar al abordaje de los conocimientos curriculares.
  • Material bibliográfico insuficiente y desactualizado en las bibliotecas liceales; las autoridades se justifican en la falta de rubros para comprar libros, pero destinaron cuantiosos dineros públicos en publicar los librillos de Pro Lee titulados “Iniciación a la vida en la enseñanza media”; los mismos no fueron utilizados por la gran mayoría de los docentes debido a que están pensados desde un enfoque más propio de una revista de pasatiempos que de un material académico acorde a un nivel de enseñanza secundaria.
  • Carencia de personal docente y no docente: inexistencia de equipos multidisciplinarios, falta de funcionarios administrativos, insuficiente cantidad de funcionarios de servicio, ausencia de funcionarios de portería, acefalías en los equipos de direcciones liceales, etc.
  • Papel meramente represivo de los Inspectores de Institutos y Liceos, que visitan los liceos a los solos efectos de fiscalizar del cumplimiento de las disposiciones autoritarias de la Administración.
  • Rigidez para afrontar los problemas de aprendizaje de los estudiantes. Integrantes del Departamento Integral del Estudiante que concurren a encuentros zonales en los que no se muestran dispuestos a atender los planteos de los colectivos docentes que trabajan diariamente en los liceos y conocen mejor que nadie las realidades de sus estudiantes.
  • Precariedades edilicias que siguen sin ser atendidas: filtraciones, humedades, edificios sin accesibilidad, pisos defectuosos, temperaturas extremas, techos de fibrocemento, instalaciones eléctricas que no ofrecen seguridad, falta de higiene en los locales por carencia de funcionarios, uso sostenido de contenedores para atender problemas que resultan de la ausencia de planificación, etc.

La Asamblea General de ADES Montevideo exige a las autoridades la inmediata solución de todos los problemas que aquí se denuncian. La respuesta o ausencia de la misma por parte del CES y del CODICEN en un plazo de diez días será evaluada en la próxima Asamblea General a los efectos de adoptar las medidas de lucha que entendamos pertinentes.

Afirmativa

Moción 3

Algunos de los jerarcas que tienen en sus manos la conducción de la ANEP, han intentado atribuir a los trabajadores liceales la responsabilidad de todo lo que la Administración no hizo o hizo mal.

Eso fue lo que ocurrió cuando, como resultado -en parte- del caos que caracterizó al nuevo inicio de cursos, se denunció en un liceo la agresión a una docente. Wilson Netto, presidente del CODICEN, fustigó el papel de la organización sindical, a la que acusó de operar externamente con fines desestabilizadores. Evidentemente, al profesor Netto, que impulsa una reforma de carácter liberal y mercantil en la educación pública, le molesta que, con argumentos sólidos y movilización, la organización sindical cuestione su papel al frente de la Administración. Si los acuerdos de Netto son con el gobierno que decretó la esencialidad de los servicios educativos y con los organismos internacionales que exigen que las instituciones educativas asuman un papel de contención social, ampliando la cobertura y mejorando la retención, que asuma los costos políticos que ello implica. Este sindicato lo enfrentará cada vez que sea necesario, fiel a sus principios de defensa de la educación de los hijos de los trabajadores.

Otro cobarde ataque a los trabajadores docentes fue realizado por la Directora General de Secundaria, inspectora Celsa Puente, quien aseguró que “hay profesores que como con el síndrome de Diógenes acumulan y acumulan horas”, aunque luego no las usen. Puente es la responsable de la administración del Consejo de Educación Secundaria, por lo que debe asumir su responsabilidad sobre las carencias del subsistema y ocuparse de resolver los problemas sin adjudicar a otros culpas que le pertenecen.

Tal vez sea cierto que hacía varias décadas que Secundaria no asignaba tantas horas antes del comienzo de los cursos, pero también es cierto que miles de esas horas asignadas no pudieron ser asumidas por errores de organización que el Consejo que preside Puente debió corregir a tiempo. Y que quede claro que si ha habido algunas mejoras en el sistema de elección de horas en relación a años anteriores, ello ha sido debido a la participación del sindicato en las Comisiones Departamentales de Elección y Designación, que es el único cambio sustantivo que ha habido en los últimos años en esa área.

Pretender ocultar la realidad con declaraciones injuriosas, cual niño caprichoso que se enfada con sus padres, habla de una falta de aptitud política para el desempeño de una función de dirección de un organismo que nuclea a decenas de miles de estudiantes y trabajadores. Máxime cuando han pasado varios días y no ha habido retractación alguna de parte de la consejera.

Quizá los años que han pasado sin que la inspectora esté diariamente en el aula, en contacto con estudiantes y colegas, la ha hecho perder de vista que los docentes somos forzados al multiempleo por una política económica que no hace justicia con nuestros salarios.

Como profesionales de la educación y depositarios de la confianza de las familias de nuestros estudiantes, nos preocupa que las autoridades de la educación eludan su responsabilidad sobre los problemas a los que docentes y estudiantes nos enfrentamos diariamente en los liceos. Las soluciones de fondo son las que hemos repetido una y otra vez:

  • políticas educativas integrales.
  • grupos reducidos.
  • mayor cantidad de funcionarios.
  • edificios confortables.
  • docentes bien remunerados.

Por esas soluciones de fondo, por un presupuesto mínimo de 6% del PBI para ANEP y UdelaR que lo haga posible, por la defensa del carácter público de la educación de los hijos de los trabajadores, en defensa de nuestros derechos laborales, por autonomía y cogobierno para la ANEP, seguiremos movilizados en cada liceo, en cada coordinación zonal y en cada Asamblea, le guste o no a los consejeros de turno designados por la fuerza política que circunstancialmente ejerza el gobierno nacional.

Afirmativa

Moción 4

La Asamblea General de ADES Montevideo resuelve:

  1. Parar una hora por turno, a fin de reunir los núcleos liceales, una vez tengamos el Plan de Acción de la FENAPES.

Afirmativa

  1. Reunir a la Mesa Representativa, con delegados de los núcleos y la Comisión Directiva, a fin de aportar a la organización sindical.

Negativa

Moción 8

Tomando en cuenta que al calendario presentado por el CES le falta información trascendental, tanto para nuestra organización como trabajadores,  como para el plan de acción, a saber:

  • Inicio y finalización de períodos de exámenes
  • Inicio y finalización de períodos de reuniones

Considerando absolutamente necesario que el Consejo se expida sobre la existencia o no de un período extraordinario en el mes setiembre.

En el entendido que es imposible sostener clases y exámenes en simultáneo, ya que exige que los trabajadores deban asistir (luego de cumplir con su horario de trabajo) a exámenes bajo la amenaza de descuentos de las horas ya trabajadas.

La Asamblea General de ADES Montevideo resuelve:

  • Solicitar al CES que se expida sobre si dispondrá alguna partida especial, si priorizará clases o el período extraordinario; pero de ninguna manera tolerar que ambos se yuxtapongan vulnerando derechos elementales que tenemos como todo trabajadores. Solicitar, además, que las gremiales estudiantiles sean consultadas al respecto.
  • Pasar a la AGD para que se expida al respecto.

Afirmativa

Moción 13

La Asamblea General de ADES Montevideo resuelve exigir una negociación colectiva con respecto a las reformas educativas que hasta ahora se imponen, de manera inconsulta, improvisada, sin fundamento pedagógico y cambiando nuestras condiciones laborales.

Afirmativa